¡Como niño y gato juntos!

Vivir un niño y un gato, es una experiencia muy completa.

Las mascotas son de lo mejor que le puede ocurrir a un niño, son los seres ideales para que el niño y su familia, desarrolle buenos hábitos, sensibilidad, empatía, respeto por el otro, así como responsabilidades, de acuerdo a su edad, desde las más sencillas hasta las más complejas.

 

Por Luis Mendoza

Coordinador Club Felino Peruano

La presencia de un gato en una familia con niños influye positivamente en el desarrollo de los más pequeños de la casa. A saber, mejoran tanto sus habilidades sociales como fortalece su sistema inmune.

Según estudios realizados en la Universidad de Wisconsin, los niños que viven con gatos tienen 19% menos probabilidades de desarrollar algún tipo de alergia en comparación con los niños que no tienen mascota.

Si todos en familia han decidido traer una mascota a casa lo más importante es hacerlo con responsabilidad porque una mascota no es un juguete. Un animal doméstico debe ser tratado con mucho respeto. Necesita cuidados, atención, alimentos, agua fresca, espacio para descansar y jugar, y por supuesto, cariño y amor. Es un ser que siente.

Un gato y un niño en casa son una dupla maravillosa, como sabemos, hay gatos juguetones e inquietos y otros más tranquilos. Esto permitirá que el niño se involucre en su cuidado dándole responsabilidades tan sencillas como lavar y secar sus platos de comida y agua, servirle su alimento o cambiar siempre el agua para que tome agua limpia y fresca. Y jugar nada más que jugar.

¿Es importante la esterilización en gatos?

Como adultos, a nosotros nos corresponde llevarlo a hacer sus chequeos veterinarios, ponerle sus vacunas anuales, desparasitarlo, limpiar a diario su arenero y lavar quincenal o como máximo mensualmente la bandeja de la arena.

Si tenemos ya un gato en casa y quien llega luego es el niño, lo mejor será desde un inicio habituar al animal a su presencia, y siempre BAJO SUPERVISIÓN, dejar que entre a la habitación del bebé para que pueda olerlo y reconocerlo como un miembro más de la familia.

Recuerde, los niños que crecen con mascotas se convierten en personas más sociales, sensibles y tolerantes. ¡A disfrutar!

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales