Inicio Cuidado ¿Exceso de calor? Cuidado con la insolación

¿Exceso de calor? Cuidado con la insolación

por Planeta Mascota

La insolación es mucho más que una piel enrojecida. La insolación es un trastorno cerebral, un infarto de calor a la enfermedad que se produce en la cabeza por el excesivo calor del sol. Al igual que con las personas, esto ocurre cuando un animal se expone a la luz solar directa y a un calor extremo. Las consecuencias pueden ser, por ejemplo, quemaduras, ardor, deshidratación severa y hasta fiebres altas y convulsiones.

El pelaje, la principal capa protectora contra el sol

El pelo es una especie de filtro natural que ayuda a proteger a la mascota de los rayos solares, a la vez que aísla la piel del sobrecalentamiento externo.

Los ejemplares de pelaje oscuro tienden a absorber más los rayos del sol, mientras que los de pelaje más claro son especialmente sensibles a la acción solar. Por lo tanto, las razas sin pelo, como el perro peruano o los gatos sphynx, o los que por alguna razón están esquilados prácticamente se hallan sin protección y podrían sufrir graves quemaduras en su piel. Consulta con el veterinario para saber cómo mantener humectada su piel y cuál es el protector solar más recomendable en estos casos.

 

¿Qué hacer en caso de insolación?

  • Traslada a tu perro o a tu gato rápidamente a un ambiente fresco y ventilado (no demasiado frío).
  • Baja su temperatura, aplicándole paños húmedos o mojados en la región del hocico, el cuello y la ingle.
  • Y por supuesto, comunícate de inmediato con el médico veterinario de confianza para una atención profesional.

Recomendaciones de verano

  1. Los animales no deben pasar por cambios bruscos de temperatura.
  2. Si eso ocurriera, su temperatura corporal deberá regularse gradualmente.
  3. Ingresar a un ambiente muy fresco puede ser contraproducente.
  4. Las esteras de enfriamiento pueden ser muy útiles. Estas permiten reducir el calor gracias al líquido especial que contienen en su interior.
  5. Durante el verano, los paseos deben ser o muy temprano por la mañana o casi comenzando la noche porque el cemento y el asfalto se sobrecalientan tanto que tu mascota podría sufrir quemaduras muy graves en sus patitas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario