El groomer y la peluquería canina

Una relación de confianza

La razón fundamental por la que llevamos a nuestras mascotas a la peluquería canina es para que las bañen y las sequen, aunque también por un corte de pelo, entre otros servicios. Realmente queremos que la peluquería nos permita regresar a casa con un perro limpio.

Por Sasha Ríes

Muchos creen que asear a un perro es cuestión de recortar y recortar su pelaje, cuando la función esencial es lavar y secar al perro. Algo vital para la salud de la piel y que sirve como medida preventiva para detectar cualquier signo de dolencia antes de que se vuelva más grave. Y cuando no podemos bañarlo ni secarlo en casa, los salones de belleza están ahí para atender sus necesidades.

Conoce bien al groomer

Cada salón de peluquería para mascotas es diferente. Por eso es importante conocer a tu groomer. Si parece tímido o distante dale la oportunidad de conversar de intercambiar ideas. La mayoría de los peluqueros tienden a tener una personalidad introvertida, no les es muy fácil acercarse a las personas, pero una vez que se establece la confianza, la lealtad y la amistad son irrefutables.

Conversa con el groomer de tu mascota, háblale sobre tu estilo de vida y cómo compartes tu espacio y tiempo con tu mascota. Lógicamente las necesidades de alguien que vive en el campo o la playa, donde el perro pasa la mayor parte del tiempo al aire libre, son completamente diferentes a las de quien viven en la ciudad, en una casa o departamento.

Es importante identificar qué tan limpio queremos que esté nuestro espacio porque si nuestro perro comparte la cama y la almohada, es obvio que queremos que el perro esté lo más limpio posible. Y eso puede significar visitas semanales o quincenales al salón de peluquería. Lo más importante es seguir nuestra intuición para determinar qué nos servirá y qué nos hará más felices.

A la hora de elegir una peluquería canina

Estas son algunos tips básicos que te sugerimos tengas en cuenta a la hora de llevar a tu perro a su peluquería canina.

• Observa si trabajan con un perro a la vez.
• Fíjate si los perros están enjaulados durante la visita.
• Observa si hay secadores de jaulas en su lugar.
• Qué tipo de productos están usando.
• Cuenta con acondicionadores de piel.

Es importante recordar que no hay una respuesta correcta o incorrecta cuando se trata del bienestar de tu mascota. Además de confiar y escuchar tu intuición es muy importante conocer la opinión de otros clientes, de amigos que ya hayan utilizado los servicios del lugar.

Ten en cuenta que si el personal del salón de belleza se toma su tiempo para escuchar y establecer una buena relación contigo, este será un gran indicador de que están dispuestos a generar confianza. Y es que cuando se trata del cuidado de tu mascota, conectar con el groomer y el personal de la peluquería significa establecer una relación en los años por venir…

Con amor, Sasha

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email











Ediciones digitales