El conejo y sus particulares dientes

¡Qué bonitos dientes tienes mi conejo!

Además de sus largas orejas y esponjosa cola, los dientes son las características más destacables del conejo, así como una de sus principales herramientas para roer sus alimentos.

La maloclusión y los molariformes

El conejo tiene seis incisivos y veintidós dientes llamados molariformes, que no se pueden ver a simple vista, sino que se necesitan instrumentos adecuados para revisarlos. Razón por cual, muchas personas ignoran su existencia.

El crecimiento excesivo de los dientes incisivos salta a la vista, mientras que el de los molariformes, debido a su posición más profunda en la cavidad bucal, generalmente pasa desapercibido.

Si notas que tu conejo no puede cerrar la boca correctamente o que su mordedura no coincide, atención que este es un grave problema dental conocido como “maloclusión”.

Esta palabra que suena como trabalenguas se refiere al crecimiento excesivo de los dientes.

Un problema cuya causa principal es la ingesta de alimentos inadecuados que no le permiten realizar los movimientos fisiológicos de masticación que garantizan el desgaste regular de sus dientes.

Las lesiones de los molariformes

El crecimiento excesivo de los molariformes puede lesionar las encías y los huesos de modo tal, que hasta la vida del conejo puede estar en peligro.

Un conejo que sufre de maloclusión tiende a ahorrar los movimientos de masticación horizontales, como, por ejemplo, por el consumo de heno. Por lo que va a preferir alimentos como pellets para no sufrir tanto dolor.

La conformación anatómica normal del cráneo del conejo, además de proporcionar los incisivos superiores que superan a los inferiores, consiste en una disposición escalonada de los molariformes, con la fila superior dispuesta un poco más externamente que la inferior.

Esto significa que estos dientes se desgastan parcialmente durante la masticación vertical y total durante la masticación horizontal.

Los dientes del conejo crecen, crecen y no paran de crecer. Por eso, es muy importante observar y tener la dentadura del conejo bajo control veterinario.

¿Y cuánto sabes sobre los conejos?

Cómo mastica mi conejo

Los movimientos de masticación horizontales se producen principalmente con la ingesta de fibra (por ejemplo, buen heno).

Mientras que la masticación de los gránulos, principalmente de tipo vertical, no implica un desgaste adecuado de la porción más interna de los molariformes inferiores y de la porción más externa de los molariformes superiores.

Por tanto, estas partes del diente, al no desgastarse, seguirán alargándose hasta dar paso a puntas afiladas capaces de lesionar gravemente las mejillas y lengua de tu mascota orejona.

La consecuencia es que el conejo se alimentará cada vez menos, y decidirá optar por un peligroso ayuno con severas complicaciones para su delicado sistema digestivo (cólicos, hinchazón).

Sin duda, los problemas dentales son un gran porcentaje de las causas de malestar en los conejos.

Observa y cuida a tu engreído

Por favor, no permitas que la boca de tu conejo se llene abscesos o grandes bultos llenos de pus.

Si notas que tu conejo tiene maloclusión, necesita ser evaluado por el médico veterinario, quien, luego de examinarlo, decidirá si   limar, extraer las piezas dentales que correspondan o hasta someterlo a cirugías faciales bastante complejas.

Cortar los incisivos con alicates es una práctica cruel e insensata porque como hemos visto la maloclusión de los incisivos suele ir acompañada con la de los molariformes.

Salvo problemas de maloclusión congénita, si alimentas correctamente a tu conejo siguiendo las recomendaciones y visitando periódicamente al veterinario disfrutarás de la alegre y saltarina compañía de tu mascota.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales