Cuando mi conejo va al baño

El conejo es un animal extremadamente limpio y muy inteligente. Enseñarle a usar el baño, o el “esquinero” como se le conoce en el mundo del conejo al lugar donde hacen sus necesidades, es un proceso que requiere de mucha paciencia. Y aquí les damos unas excelentes ideas.

Por Helen Del Risco

CEO de YURAQ

yuraq.rabbit.new.zealand@gmail.com

 

 

 

 

 

 

Esquineros grandes. El conejo hace sus necesidades justamente en las esquinas. Por lo tanto, el esquinero deberá considerar el tamaño que el conejo alcanzará en la adultez de modo que el animalito debe poder girar 360º sin problemas, a más grande mejor. Incluso a muchos conejos les encanta acostarse dentro de su esquinera. Este es un comportamiento natural.

Algunos dueños optan por usar baños ecológicos para perros por su amplitud o baños de gatos en forma de “guaridas”.

Lo cierto es que el baño debe tener profundidad para que las deposiciones no tengan contacto con las delicadas patitas del conejo y que las paredes tanto laterales como traseras del baño sean altas para evitar accidentes como salpicaduras en las paredes o que algunas heces caigan fuera del baño.

La “rejilla” plástica es el complemento ideal del esquinero porque tendrá la función de colar y proteger las patas de la mascota. Las rejillas de metal no son recomendables porque se oxidan y el conejo podría desarrollar pododermatitis. Si no encontramos la rejilla plástica, esta se puede reemplazar con un buen sustrato de papel o de madera o viruta de cáñamo, todos absorben muy bien.

No utilizar piedras, aserrín o la arena de gato que por su composición química puede dañar el delicado sistema digestivo del conejo, mientras que el aserrín, que es un polvillo de la madera, puede ser inhalado y desencadenar alergias o problemas respiratorios.

¿Y cuánto sabes sobre los conejos?

¿Cómo enseñarle al conejo a usar su baño? 

Los conejos son criaturas inteligentes que responden a un refuerzo positivo. El refuerzo positivo es un tipo de entrenamiento, donde el conejo realiza una acción. En este caso, hacer uso de su esquinero. 

  1. Reducir el espacio con un corral de juegos arm Si le limitas el espacio, elegirá un lugar específico dónde hacer sus necesidades; es en ese punto donde te recomendamos colocar el esquinero. Cuando haya aprendido. Su premio máximo será vivir libremente en casa.
  2. Tener siempre a mano los prem Ese será como un as bajo la manga.
  3. Si orina o defeca fuera de la esquinera, lo mejor será limpiar de inmediato con bicarbonato y vinagre o con productos de limpieza pet No se debe usar lejía porque puede acentuar el olor de la orina.
    Otra idea muy útil es recoger las heces o usar un papel toalla absorbente para la orina y ponerlo dentro en la esquinera para que el conejo identifique su olor y asocie que en ese lugar deberá hacer sus necesidades.

En la etapa de aprendizaje, deberemos dejar un poco de orina y/o heces del conejo hasta que veamos que ya no sea necesario.

Cuando lo haga hay que premiarlo y darle una palabra de estímulo como: “¡Bien hecho!”.

Y el premio es…

Los premios pueden ser una ramita de manzanilla, menta, hojas de hinojo, un pedacito de fruta, un par de pellets, etc. Incluso hacerles cariño es un excelente premio. El tipo de refuerzo positivo dependerá del carácter, nivel de confianza (mascota-dueño) y del gusto del conejo.

Aconsejamos por experiencia, ofrecer algún alimento porque un conejo recién llegado a casa se muestra temeroso y no tiene confianza.

Precisamente, hay que ganar su confianza con acciones que refuerzan el vínculo mascota-dueño.

El premio debe ser dado máximo de 2 a 3 segundos después de haber sido realizada la acción, solo así el conejo asociará la relación baño con ganar un premio.

Recomendaciones 

  • Hay que tener en cuenta que cuando educamos a un conejo para hacer uso de su baño, esto puede demandar semanas o meses. Recordemos que tenemos que ser pacientes y nunca gritarles porque son animales de presa que se asustan con mucha fa Además, todos tenemos nuestro ritmo de aprendizaje, y en eso influyen factores como el tiempo y la dedicación que invirtamos en educar al conejo.
  • Si tenemos más de un conejo, deberemos tener un baño por cada cone Y si cambian de espacio ni te preocupes. Aquí lo importante es alegrarnos toda vez que veamos que hacen sus necesidades dentro o fuera de él. Si intentamos obligar a un conejo a usar el baño que le corresponde no solo le generaremos estrés, sino que bloquearemos la experiencia previa de aprendizaje.
  • Esta va a ser la palabra clave tras la llegada del conejo a casa.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales