10 cosas de los Hurones que debes saber

Los hurones no son mascotas comunes con las características típicas de perros y gatos; por lo tanto, es necesario tener en cuenta algunos aspectos importantes antes de decidir cuidar de ellos. Si decides adoptar uno, aquí tienes todo lo que debes saber.

Los hurones son pequeños animales de aspecto tierno y carácter sociable, que se están volviendo cada vez más populares como mascotas, tienen un cuerpo alargado y esbelto con una cabeza bastante corta. Los machos son mucho más grandes y pesados que las hembras: pueden crecer hasta 60 cm y alcanzar un peso de 1 kg y 900 g, mientras que las hembras generalmente solo miden entre 25 y 40 cm de largo y pesan entre 600 g y 1 kg. Su cola puede llegar a medir hasta 19 cm. El color de su pelaje depende de las especificidades de la raza y, por lo tanto, puede ser muy diferente de un ejemplar a otro.
En cuanto a su expectativa de vida, los hurones viven en promedio entre ocho y diez años, aunque algunos pueden llegar a vivir hasta doce años.
Se cree que los primeros hurones fueron domesticados hace al menos 2.500 años. Aún se utilizan para cazar conejos en algunas partes del mundo, pero cada vez más se compran o adoptan simplemente como mascotas.

Los hurones pueden ser compañeros de vida fantásticos si entran en la familia adecuada.

Si estás pensando en adoptar un hurón, aquí tienes algunas cosas que debes tener en cuenta:


– Cuando nacen, son diminutos –

A pesar de su longitud cuando son adultos, los hurones recién nacidos son realmente diminutos, además de ser indefensos y tiernos. Son tan pequeños que caben en una cucharita de té, es realmente increíble.


– Juguetones y curiosos –

A menudo se recomienda (aunque no es esencial) tener más de un hurón. Tener dos o más hurones aumentan las posibilidades de diversión tanto para los humanos como para los propios animales, que interactúan y juegan juntos. Si no tienen otros hurones con los que socializar, los pequeños pedirán más atención a los amigos humanos.


– Sociables y se apegan fácilmente

Los hurones a menudo son cariñosos y se comportan de manera similar a los gatos que se han encariñado con sus dueños de referencia. Ver a los hurones jugar es un bálsamo para el estado de ánimo, por lo divertidos que son.
La alegría y el afecto que los pequeños hurones traen a los miembros de las familias en las que se integran, tienen efectos beneficiosos y comprobados, en la salud de cada uno de ellos.


– Son inteligentes –

Muchos humanos se sorprenden al ver que los hurones son extremadamente rápidos, sobre todo en la resolución de algunos problemas. Son muy determinados y se entusiasman cuando descubren algo nuevo. Muchos juegos diseñados para los hurones son incluso similares a nuestros rompecabezas.


– Son tranquilos –

Los hurones son generalmente animales que no dañan cosas de la casa o causan molestias. En caso de que hagan mucho ruido, es porque están pidiendo ayuda al sentir miedo o dolor. Por lo general, los hurones duermen la mayor parte del día.


– Aman los lugares cerrados –

El hurón disfruta esconderse en lugares inimaginables. Por esta razón, es muy importante cubrir agujeros, así como los espacios entre los muebles y la pared, la parte debajo del sofá y sobre todo, la escotilla de la lavadora y similares posibles escondites para ellos.


– Son fáciles de alimentar –

En los últimos tiempos, con el aumento de la tenencia de estos animalitos como mascotas, se ha difundido comida de buena calidad para hurones, disponible en muchas tiendas de mascotas. Naturalmente, una nutrición que es basada en alimentos de alta calidad y rico en proteínas previene el desarrollo de muchas enfermedades.


– Pueden ser educados fácilmente –

Los hurones aprenden rápidamente a entrar en una caja, también el hacer sus necesidades fisiológicas en la caja de arena y luego regresar a su jaula. Esto es fundamental, sobre todo si hay otros animales viviendo en casa.


– Son fáciles de entrenar –

Entrenar a los hurones no es algo demasiado difícil, ya que son animales muy inteligentes, pero hay que armarse de paciencia y tener en cuenta que es un trabajo basado en la constancia. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el hurón es una mascota que no tiene mucha concentración, por lo que es difícil mantener su atención por cortos periodos de tiempo.


– Tienen personalidades distintas –

Cada hurón es único y tiene su propia personalidad. Algunos son independientes, mientras que otros son más cariñosos, pero ninguno es igual a otro. Si estás pensando en adoptar un hurón, podría ser útil interactuar primero con alguien que ya tenga uno, para darse cuenta de lo diferentes que pueden ser entre sí.

Comparte esta publicación