Llegó el día de bañar al cachorro

Bañar a un cachorro requiere unas cuantas atenciones. La higiene del perro es de vital importancia en su salud. El baño es el primer método de prevención contra infecciones, enfermedades y parásitos.

Por Jose Raul Altuna Narvaez
Especilista Groomers
Clinica Veterinaria Fede y Lu

No importa si es un perro de pura raza o tu primer perro adoptado: tarde o temprano tendrás que lavarlo y, sobre todo si es el primer cachorro en entrar a la casa, es importante saber cuándo darle el primer baño y cómo.
El baño representa un momento importante tanto en términos de salud como de manejo del comportamiento del perro.

Es una práctica médica sugerir no lavar al perro hasta los cinco meses de edad para evitar resfriados peligrosos que, gracias a un sistema inmunológico aún no del todo efectivo, podrían provocar enfermedades.
Es muy importante acostumbrar al cachorro, desde los primeros meses, al contacto con el agua. Recuerda que el refuerzo positivo es siempre la mejor táctica para persuadir a un perro de que haga algo: juega siempre con él mientras le mojas las patas por primera vez, no uses métodos coercitivos, pero deja de lavar a los primeros signos de inquietud, distrayéndolo con una golosina o con su juego favorito. La paciencia y la gradualidad son reglas fundamentales para hacer del baño de perros un juego en lugar de un rodeo agotador. Tu esfuerzo en los primeros meses será luego recompensado por todo el período de convivencia con tu fiel amigo.

Además, bañar regularmente a tu cachorro, mejora el aspecto externo del animalito, y ademas cuidamos el estado de la piel, pelo, uñas, oídos, ojos y boca.

No importa la raza o el pelaje de tu cachorro, su aseo es una tarea importante y una buena higiene es clave para su salud y bienestar general.


La frecuencia del baño dependerá de su plan sanitario (Vacunas) y aunado a esto la textura de su pelaje.
Ya cumplido su plan sanitario completo, puede manejar sus baños habituales. En ambos casos (Pelo corto o pelo largo) debemos darle los cuidados necesarios durante la ducha, como enjuagar de manera adecuada y sin excesos para no causar irritación.
Comienza el proceso de baño cepillando bien el pelaje para deshacer nudos, luego humedece el pelaje por completo y aplicar el shampo formando espuma, siempre usando agua temperada.
Luego secarlo vigorosamente con una toalla hasta que completamente seco.

Nota: La alternativa para la higiene del cachorro antes de completar su plan sanitario son los paños húmedos o baños en seco.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales