Snacks, en la ración está el gusto

Los snacks, desde un punto de vista nutricional,  a diferencia del alimento balanceado (bolitas, croquetas) y latas, no son productos completos.  

Tentaciones irresistibles 

Estos snacks no pueden ser el único alimento que nuestra mascota consuma durante el día, sino que se deben administrar a conciencia y con moderación Sin exceso para evitar problemas de salud. 

Snacks, los hay en todos los colores y en un sinfín de presentaciones.

Ahora, si como seres humanos a veces nos cuesta tanto caer en la tentación de un jugoso pollo a la brasa, las papas fritas o los chocolates, para nuestras mascotas es más difícil porque su alimentación y buena nutrición está realmente en nuestras manos.  

En la naturaleza esto no sería un problema, pero como animales domésticos no pueden regularse por sí mismos, sino que es nuestra responsabilidad alimentarlos sanamente. 

Unos snacks para perro pueden llegar a cubrir un tercio de la ración diaria de energía de nuestro amigo.  

Un snack sí, muchos más no porque podríamos contribuir al sobrepeso de nuestras mascotas y más aún si son sedentarias. En la correcta ración está el gusto.  

Al igual que todo lo demás, romper las reglas de vez en cuando no causa ningún problema, pero una dieta basada en el exceso de estos productos puede causar graves daños al organismo de cualquier tipo de mascota.  

La industria de alimentos para animales estudia sus preferencias.

Y en busca de los sabores, los aromas y las texturas más agradables, los snacks logran conquistar los paladares más exigentes añadiendo cantidades significativas de grasa, azúcar y sal.

Lo que los convierte en alimentos ricos en calorías.  Entonces, respeta las dosis recomendadas en el paquete para evitar el riesgo de caer en la obesidad, una patología cada vez más común y con consecuencias muy graves. 

Si pensamos, «no es más que una galleta» puede ser aceptable cuando se trata de un perro grande, pero las cosas cambian si su mascota es un cachorro o un chihuahua de un par de kilos. 

Cuando se trata de aprender 

En algunas ocasiones, los snacks pueden ser una herramienta muy útil, sobre todo cuando se trata de aprender, que es cuando se convierten en un premio muy sabroso. Por ejemplo, cuando queremos enseñarle a nuestro perro a levantarse del sofá o a orinar en el lugar correcto.  Recuerden, los snacks son deliciosos, pero no reemplazan a la comida balanceada. No mal acostumbremos a nuestras mascotas y evitemos problemas de salud en el futuro.  

¡Premiemos a nuestra mascota con inteligencia!  

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales