¿Mejor alimentar a las mascotas con comida casera o procesada?

Alimentar a las mascotas va desde la utilización de los restos de comida de su dueño hasta raciones establecidas con precisión en función de la ingesta nutricional que el animal necesita. Basándose, pero siempre en los consejos y prescripciones del veterinario.

Alimentar a las mascotas con una dieta casera puede ser algo muy gratificante porque sabes que lo estás alimentando de forma sana y equilibrada. Claro, puede ser muy divertido si tienes tiempo para hacerlo y si sabes cómo hacerlo.

Dieta casera versus productos industriales para perros

En la dieta doméstica o casera del perro, la ración debe incluir carne, arroz, zanahorias, un poco de aceite y en ocasiones vitaminas específicas o una yema de huevo.

El metabolismo del perro se adapta bastante bien si se elige con prudencia y se administra de forma gradual. Es por eso que no se puede ir directamente a la dieta casera como hacen quienes están a favor de alimentos industriales específicos para perros.

comida sana para tu mascota

Comencemos con el hecho de que no siempre es fácil entender el etiquetado de la comida para perros. Muchos propietarios se inclinan por una dieta casera, por temor a que los productos envasados ​​puedan contener ingredientes básicos o aditivos dañinos como tintes, materias primas de baja calidad o incluso sustancias que no son del todo legales.

La comida industrializada para perros y gatos despierta cierta desconfianza en quienes la compran por falta de tiempo para cocinar o por conveniencia de precio. Sin embargo, existen en el mercado excelentes alimentos secos y húmedos bien equilibrados para una nutrición adecuada del perro.

Productos industriales para perros

Si compra productos industriales para perros siga estrictamente las instrucciones y dosis del alimento para no anular los beneficios de los principios nutricionales.

Entre estos productos se encuentran los de cachorros,

  • el «regular» indicado para perros adultos con actividad física normal,
  • el «premium» con más proteínas para perros que realizan mucha actividad física y para perras lactantes,
  • el «ligero» con poca proteína para perros sedentarios, con sobrepeso o ancianos. También hay croquetas u otros productos duros como suplementos, buenos para mantener los dientes limpios y para masticar.

Alimentos prohibidos

Elimina por completo todo tipo de dulces, bombones, quesos y embutidos de la dieta de tu perro. Resiste a sus pedidos de dulces. Puede aumentar demasiado de peso y sufrir enfermedades relacionadas con la obesidad. Atención a las uvas y pasas: pueden provocar insuficiencia renal y vómitos repetidos, una auténtica intoxicación. Esto también se aplica al alcohol.

De hecho, cualquier bebida alcohólica puede provocarle diarreas, vómitos, estados depresivos, incluso estados comatosos.

El ajo y la cebolla también son alimentos nocivos para los perros. El ajo y la cebolla pueden provocar anemia en perros y gatos; el alcohol, el té y la cafeína pueden inquietarlos y provocar dolencias más graves como vómitos y disentería. Las papas verdes o poco cocidas pueden ser dañinas. Es mejor darle solo porciones pequeñas y bien cocidas ¡no muy seguido!
El agua debe estar siempre limpia y fresca,, y debe ser cambiada a menudo.

Dieta casera para perros y gatos

El organismo de estos animales tiene necesidades diferentes a las de los humanos. Demasiada azúcar puede ser la causa de diabetes u obesidad tanto para perros como para gatos.

Los gatos, especialmente los adultos, también tienen problemas digestivos con la lactosa.

El chocolate negro debido a la teobromina puede traerles graves dolencias o intoxicaciones.

Las frutas que tienen semillas pueden crear problemas intestinales. Pueden consumir manzanas, sandías, naranjas, pero sin semillas.
Definitivamente, NO A LAS UVAS incluso para los gatos.

Los frutos secos no se recomiendan para perros y gatos pequeños. Si nota algún síntoma extraño en su perro o si cree que ha ingerido sustancias nocivas, consulte a su veterinario de inmediato.

En definitiva, tanto los perros como los gatos no pueden seguir comiendo nuestra dieta alimentaria. Lo cierto es que no deben comer nuestros alimentos ni los platos condimentados y picantes que traemos a la mesa o recetas demasiado elaboradas.

Recomendaciones finales

Puedes cocinar para tus perros, pero siempre debes seguir las reglas indispensables. Uno de sus problemas, el de la digestión, depende precisamente del entusiasmo con el que consuman los alimentos. Por tanto, primero elimina los alimentos prohibidos y luego no dejes que tu perro coma en exceso ni de forma continua, pero siempre en horarios regulares y nunca en porciones excesivas. De esta forma evitarás dolencias desagradables y patologías graves. En caso de que tengas alguna duda, conversa siempre con el médico veterinario.

  Precauciones que tomar con algunos alimentos  

Leche. Puede provocarle a un perro adulto diarrea debido a la intolerancia a la lactosa.
Almidones, carbohidratos. Cocine bien la pasta y el arroz porque no digieren fácilmente los almidones ni los carbohidratos, y no le dé porciones demasiado grandes.
Grasas. Son una fuente importante de energía, especialmente si no le gusta demasiado el movimiento.
Huevos. No le dé huevos crudos.
Comida. No le dé comida fría ni excesivamente caliente.
Hígado. Dele porciones de tamaño regular. De hecho, si la dosis es alta podría tener intoxicación por un exceso de vitamina A.
Huesos. No se recomiendan los huesos de pollo, conejo ni cerdo porque pueden fracturarse en pedazos afilados con riesgo de asfixia o causar daños en el estómago y los intestinos.  

Comparte esta publicación