Cachorros todos a comer

Los cachorros  de raza grande y la importancia de una buena alimentación.


La fase más rápida de crecimiento de los cachorros transcurre durante sus primeros meses de vida. En efecto, las necesidades nutricionales de los cachorros no solo son muy  altas, sino que tienen diferentes necesidades dietéticas, de acuerdo a la tasa de crecimiento.

Por lo tanto, las necesidades de nutrientes como proteínas, carbohidratos, calcio, y fósforo no son las mismas para perros adultos que para cachorro.

Buenos nutrientes, buena salud

El uso de alimentos especialmente formulados para diferentes tamaños permite garantizar la mejor combinación y cantidad de nutrientes para un  crecimiento ideal.

Proporcionar al cachorro una buena alimentación es una cuestión de equilibrio porque la falta de nutrientes evitará tener el «combustible» necesario para un crecimiento armónico, lo que a su vez conlleva un déficit en su desarrollo corporal. No obstante, un exceso de nutrientes podría ocasionar la aparición de problemas de salud de difícil solución.

Los perros de razas grandes o gigantes deben ser alimentados desde cachorros con alimentos especiales para proteger su esqueleto y articulaciones.

Huesos sanos, esqueleto fuerte

Los cachorros de razas grandes y gigantes están más predispuestos a la aparición de problemas óseos. La consolidación del sistema músculo-esquelético determina la estructura del cuerpo del perro adulto.

Comer en exceso induce una tasa de crecimiento demasiado alta. Si un cachorro recibe una dieta alta en calorías (o exceso de grasa), este puede aumentar de peso, y por consiguiente sobrecargar su estructura esquelética.

El aumento de peso es una de las causas de la degeneración de la articulación de la cadera, las extremidades posteriores y el codo de la pata delantera.

La mascota y los alimentos procesados

Nutrición dirigida

Los perros de raza grande necesitan una dieta dirigida rica en proteínas, carbohidratos y lípidos. También son importantes la fibra y la presencia de minerales. En cuanto al calcio y fósforo, estos deben ser cuidadosamente equilibrados.

El alimento debe ser suministrado de acuerdo a las indicaciones del veterinario sin la adición de ningún otro tipo de alimento o suplemento, salvo otra indicación. Y lo más importante, el cachorro debe tener siempre acceso a una fuente de agua limpia y fresca.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales