Adoptar una mascota en la tercera edad

Adoptar una mascota adulta o de la tercera edad, puede parecer una elección arriesgada.


Por Barbara Stagliano

http://adottauncaneanziano.blogspot.com/

Es natural querer a nuestra mascota, como un compañero de por vida, un amigo para crecer juntos y compartir los mejores años, sin embargo, en algunos aspectos, la adopción de un animal más viejo incluso tiene sus ventajas.
Aunque los cachorros son una explosión de vitalidad incontenible, los perros y gatos mayores se comportan con mucha ternura, duermen muchas horas y se contentan con pequeñas caminatas.

Si la mascota anciana, vivió mucho tiempo en jaulas, su carácter es bien conocido por los operadores de la estructura, que lo podrán asesorar de acuerdo a sus necesidades (uso de una correa, compatibilidad con los niños, etc.)

Hay muchos perros ancianos que son abandonados después de una vida en departamento, y por lo tanto se insertara fácilmente en cualquier situación doméstica. En cualquier caso, la presencia de algún tipo de discapacidad o problemas de conducta, podemos contar con nuestro veterinario que nos ayudara a superar cualquier dificultad.
Más allá de los aspectos prácticos, sin embargo, son las emociones en transformar la adopción de una mascota anciana, en una experiencia extraordinaria. La ternura de su mirada, a veces velada, pero siempre llena de gratitud, es indescriptible.

Tampoco podemos saber lo que se siente al verlo dormir tranquillo después de una vida de privaciones o trauma del abandono.

El perro y el Alzheimer canino

El amor hace redescubrir la alegría de vivir, y no es raro ya que los animales ancianos siguen con sus dueños, el rechazo el mayor obstáculo para este tipo de adopción: es pérdida de nuestro compañero, después de haber tenido solo el tiempo justo para encariñarse con él.

No necesariamente es así, de hecho, vuelven a florecer, día tras día y, al hacerlo, nos dan una gran lección en la vida, mostrando la fuerza y ​​el entusiasmo con que ellos saben hacer frente a la vejez.
No permitamos que tanta sabiduría y dignidad se acaben en una jaula, adoptemos una mascota de la tercera edad.

Nunca es demasiado tarde para salvar una vida.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales