El Agility más allá de la competencia

Quiero empezar estas líneas brindándoles un consejo, todos -niños, jóvenes, adultos y adultos mayores- pueden practicar el Agility para disfrutar de sus múltiples beneficios junto a su mascota.

Por Antonio Aguilar C.
Escuela Canina Asty

Muchos casos de mascotas que padecen de estrés por estar muchos tiempos encerrados que no realizan ningún tipo de actividad física o porque han sufrido algún tipo de trauma, así como de perros hiperactivos, tímidos, con sobrepeso, antisociales o que hacen destrozos en la casa y no tenían una disciplina básica. A todos estos temas esta una solución. Todas estas “patología” pueden ser resuelta llevando a su perro simplemente a pasear. Pero se quieren que los resultados sean más eficaces y que su perro pueda estar mucho más satisfecho de su salida diaria, llévenlo a practicar Agility.

¿Sabías que el Agility puede ser de mucha ayuda en la rehabilitación y terapia de perros que han estado bajo condiciones de estrés o que viven en lugares muy pequeños sin actividad física?

Si nuestros hijos van al colegio para aprender o participan en actividades que los ayudan física y mentalmente, es hora de que hagamos lo mismo con nuestros fieles compañeros.
El Agility es una modalidad deportiva en la que el perro tiene que hacer un circuito con obstáculos como vallas, túneles, empalizada, balancín y slalom entre otros, dirigido por su guía, de la manera más limpia y exacta posible y compitiendo contra reloj.

Pero si tu perro no quiere competir, no es necesario…lo mejor del agility son los entrenamientos, descubrir lo que puedes llegar a hacer con tu compañero y darte cuenta de que de alguna manera nos podemos comunicar y disfrutar juntos a él.

Aunque haya unas razas más comunes en este deporte, el Agility lo puede practicar cualquier tipo de perro, razas grandes y razas pequeñas. Algunas de las indicaciones básicas que debe conocer tu perro son: caminar junto a ti siguiendo tus pasos, responder a tu llamada, sentarse y tumbarse cuando lo indiques y saber relacionarse con otros perros y con otras personas.

Algunos beneficios
Desarrollo de agilidad:
este ejercicio implica de un entrenamiento intensivo para lograr el control total sobre el perro, este deberá entender todas las indicaciones y así poder superar todos los obstáculos de la pista en el tiempo determinado. Tú y tu mascota deberéis aprender a moveros entre los diferentes tipos de pistas, principalmente conocer los tipos de rampas, túneles y postes y saber cómo deben abordarse. Tu perro se volverá ágil aprendiendo nuevas formas de moverse y atendiendo indicaciones.
Sociabilidad: tu mascota se podrá relacionar y jugar con otros perros, además de pasar tiempo de calidad contigo. El Agility mejora considerablemente la comunicación con tu perro. Conocerá el significado de tu lenguaje corporal y señales vocales, lo que genera un vínculo de confianza mucho más fuerte.
Estimulación: este ejercicio entrena mente y cuerpo al mismo tiempo, esto ayuda a mejorar la concentración, la disciplina y la obediencia del perro. Fortalecer este aspecto le ayuda a tu perro a ser más sereno, equilibrar sus emociones y confiar en ti.
Esta actividad es perfecta para pasar un tiempo agradable con tu mascota al mismo tiempo que entrenas sus habilidades y realizas actividad física. Si no quieres iniciarte en el ámbito competitivo, puedes crear circuitos en el jardín de tu casa para practicarlo sin presiones y con tu propio ritmo así, cuando te sientas preparado, puedes apuntarte a un club de Agility en donde tendrás la ayuda de entrenadores profesionales.

Ten paciencia con tu perro
Si algo no le sale bien al principio no insistas demasiado. Dale su tiempo de aprendizaje y pónselo más fácil para que vaya encontrando cada vez más confianza.

No te obsesiones con la competición
Ante todo, se trata de divertirse juntos por lo que los resultados deberían quedar en un plano secundario.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email


Ediciones digitales