Cuando la esperanza viene con un perro

Un perro de asistencia es un gran apoyo emocional para las personas, o como en esta historia, los niños que los necesitan. Solo el sabe cómo crear un vínculo muy especial a la vez que los asisten y ayudan en su vida cotidiana para lograr mayor autonomía.

Claudine Bartschi

Directora Asociación Bocalán Perú

www.bocalanperu.org

taaperu@gmail.com

instagram bocalan_peru

“Fue un día muy feliz para nosotros, y lo sigue siendo cuando Claudine, directora de la Asociación Bocalán Perú, nos dio la sorpresa. Nuestro pequeño Leandro tendría por fin un perro de asistencia para apoyarlo en su vida diaria.
Tenemos nuestra fe puesta en Luz; sí, así se llama su futura compañera. Esperamos que ella lo ayude a mejorar su calidad de vida porque Leandro es un niño que no socializa mucho.

Personalmente, tengo muchas expectativas, como por ejemplo que Luz ayude al niño a recoger algunos objetos que se le caigan, que lo ayude a controlar la ansiedad que por momentos tiene, que jueguen y compartan diversas actividades del día del día. En fin, que Leandro se sienta seguro donde esté, que adquiera más independencia y autonomía”-.
Safiro Mera, madre de Leandro.

 

Entre los perros de asistencia están los perros de servicio para personas con movilidad reducida y diversidad funcional o los perros de servicio para niños con autismo, entre otros. Su entrenamiento especializado y certificación dura entre 18 a 26 meses aproximadamente.

Desde hace 10 años en la Asociación Bocalán Perú, institución sin fines de lucro y sede de Fundación Bocalán España, trabajamos a través de las intervenciones asistidas con animales, el entrenamiento y entrega de perros de asistencia y apoyo emocional, a cargo de un equipo de profesionales en psicología clínica especializados en terapia asistida con animales, instructores y entrenadores de perros de asistencia.

“Me siento muy orgulloso de que Sol esté en mi vida, ella corre libre en la naturaleza. Los perros de asistencia pueden ayudarte a sacarte la casaca, a recogerte algo del piso si eres una persona con una discapacidad. Y lo mejor, te regalan alegrías y momentos inolvidables al estar en una sesión de terapia”-.
Francisco Daneliuc, usuario de Sol, perra de asistencia.

 

“Leandro espera con ansias a Luz. Siento que este animalito, tal y como su nombre lo dice, será eso, una luz para él. Cuando le cuento cómo es Luz me dice “tócala, tócala” o “dame” que es su forma de decirme que quiere tocarla y estar con ella, eso nos alegra tanto. Y cuando le pregunto si quiere que Luz venga a casa, inmediatamente me dice “si”, cuando le digo quién la va a cuidar o quién la va a llevar a pasear…responde “Leandro”, y con quién va a dormir…”con Leandro”.
Quiero agradecer enormemente a todas aquellas personas que están ayudando para que Leandro pueda tener un perro de asistencia y no solo a él, sino que esto llegue a muchos niños que como Leandro tienen una historia, y que con la ayuda de Bocalán y de todas aquellas personas que puedan apoyar e involucrarse se logre mucho más”-.  Madre de Leandro.

 

Los potenciales futuros perros de asistencia pasan previamente por un proceso de evaluación y selección para esta labor. Actualmente, estamos entrenando seis nuevos perros de asistencia para ayudar a niños, adolescentes y jóvenes.
Luz, es una de ellas. Ella es una perra muy especial, tierna y sensible que estamos seguros iluminará la vida de Leandro.

Nuestro programa de perros de asistencia se lleva a cabo gracias a la ayuda de voluntarios y familias de socialización, madrinas y padrinos, donaciones de todos los que apoyan este proyecto, así como de las empresas que nos auspician como Hills y Mascota Club del Perú a quienes agradecemos mucho su ayuda para sostener nuestros programas.  Realmente, gracias a todos por juntos hacerlo posible.

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email

Ediciones digitales