Adoptar y vivir feliz con un gato

Por Planeta Mascota

La enorme mayoría de los gatitos que están en los hogares peruanos fueron adoptados, lo que junto con el rescate son las formas más nobles de incorporar una mascota al hogar.

Casi todos estos gatitos adoptados tienen tras de sí historias tristes de abandono y sufrimiento, las que cambian radicalmente cuando al fin encuentran el calor de un hogar.
Por Javiera Paz Pernas
RENAGAP – TICA PERU
¡Quiero adoptar un gato! ¿Qué debo hacer?

Conversa con tu familia y que estén todos de acuerdo. El gato estará con ustedes cerca de 15 años, y hay que pensar que hacer con él durante las vacaciones, las mudanzas, etc.

Salgan juntos a buscar a la futura mascota. Hay muchos albergues en Lima con gatitos que esperan encontrar un hogar. Comunícate con los responsables y coordinen la entrega del gatito elegido.

Pregunta en el albergue, todos los datos como, por ejemplo, cuál es su historia, si está castrado o no, si tiene vacunas, qué enfermedades ha padecido, entre otros.

Recuerda comprar su arenero. Antes de la llegada de tu nuevo amigo prepara su arenero con arena sanitaria. También necesitarás una palita y mantitas lavables. Asimismo, los rascadores para que no arañe los muebles son importantes. Con esto ya tendrás el kit básico para recibir a tu futuro gato en casa.

Y el gato llegó…

Llévalo de inmediato al veterinario. Eso es lo primero que debes hacer para que se le pueda practicar un chequeo general. Si no tiene vacunas, hay que iniciar el plan y hacer las desparasitaciones internas y externas.

Pregunta al médico veterinario, cuál es el tipo de alimentación más adecuada para su estado y edad y su presupuesto. También es importante descartar cualquier otra enfermedad que pudiera tener.

¿Gato adulto o bebé?

Los albergues están llenos de gatos adultos porque nadie los quiere. Muchos creen que un gato adulto no se adaptará a un nuevo hogar. Por el contrario, un adulto ya tiene su personalidad formada.

Nosotros te recomendamos darte el tiempo para conocer a tu futura mascota en el albergue. Conversa con los encargados sobre la personalidad de cada gato adulto y, ni lo dudes, atrévete a llevar uno a su casa. Los adultos suelen adaptarse mejor, son tranquilos, afectuosos y resultan ser muy agradecidos y leales con su nueva familia.

Si lo que deseas es un cachorro, considera lo siguiente:

  • Si hay una gata con sus bebés, no los separes de su familia antes de las 10 semanas. Si el gatito no pasa ese tiempo con su madre y hermanitos tendrá problemas de adaptación, probablemente sea temeroso o juegue agresivamente.
  • Ten en cuenta que un cachorro tiene mucha energía y toda la casa será su espacio de juegos; por lo tanto, hay que prevenir accidentes o caídas.
  • Recuerda esterilizar a tu gato o gata. Esta es una de las bases de la tenencia responsable porque así reducimos la cantidad de gatitos callejeros, se previene el cáncer, enfermedades y conductas indeseadas en tu mascota.

¿Un gato o dos gatos?

  • El gasto entre tener un gato o dos casi no se nota. La ventaja es que se acompañan cuando no están los humanos en casa y juegan juntos.
  • Si existe la opción de adoptar dos gatos, busca a aquellos que ya sean amigos o parientes, o que lleguen los dos juntos al nuevo hogar al mismo tiempo, así ninguno sentirá que su territorio se invade.

Comprar o adoptar un gato es tu elección. Lo que sí es obligatorio es esterilizar a tu mascota y jamás abandonarla. Sin duda, un gato llena la casa de una energía singular, cariño, ronroneos y mucho amor.

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario