El cane corso, una criatura imperial

Por Planeta Mascota

La denominación cane corso es una de las más populares que recibe el perro corso italiano, que también se conoce como mastín italiano. Una raza de perro moloso tipo dogo que resulta muy impactante, lo mismo que sucede con el mastín napolitano.

Sebastián Suárez 

Criadero Charrúa Celeste

Algo de historia

Esta raza desciende directamente del cane pugnaces, el moloso romano, que se usaba para la caza mayor y el combate. En latín, la palabra corso significa protector. Se trata de un perro, muy noble con sus humanos favoritos y que a la vez puede ser muy fiero a la hora de defender a sus dueños, sus propiedades, el campo y su ganado.

El cane corso está en toda la península italiana, aunque se lo puede ver más en las regiones de Puglia, Lucania y el Sannio.

Conociendo mejor al cane

Entre sus principales características, podemos decir que se trata de un perro muy inteligente y sano que no sufre ningún patrón crónico de respiración, articulación o del corazón. Es también enérgico y equilibrado; un perro de guardia, de defensa, tanto como afectuoso y dócil con la familia y los niños.

El cane corso es también un perro muy ágil, rápido. Algunos ejemplares pueden llegar a ser realmente grandes debido a su estructura ósea. Por lo que también se lo puede definir como un perro atlético.

En buenas manos

Bien criado, el cane se distingue también por ser muy equilibrado. En algún momento, cuando vivía en un departamento en Miraflores, llegué a tener dos perros y estos se adaptaron tan bien que les confieso nunca hicieron destrozos. Eso sí, cumplían estrictamente con su entrenamiento, con la actividad física que tenían que realizar y disfrutaban perfectamente de la vida en un departamento, nunca tuve ningún problema. En lo que respecta a criar un cachorro, les comparto mi experiencia. Lo que hacía era dedicarle todo el tiempo posible a la camada, asegurándome de que estén bien, tanto la mamá como los cachorros. Prácticamente dormía con ellos hasta que quedaba bien establecido el vínculo y el alimento de la leche materna. Y esto hasta que la misma madre los destetaba. Es más tengo una madre e hija que siguen viviendo juntas.

Los animales, en este caso las mascotas, se roban nuestro corazón, aunque claro, como criador, llega el momento  en que tienen que irse con su nueva familia, por lo que no es bueno crear un vínculo de dependencia, sino más bien darles  todo el cariño posible mientras estén a nuestro lado y más cuando son cachorros.

Hablemos de cuidados

  • Esta raza lo que más necesita es atención, cariño, compañía. El cane corso es un perro con carácter, repetimos necesita mucha atención. No lo podemos dejar abandonado, no lo podemos dejar encerrado por largas horas porque llegado el momento será imposible controlarlo y socialmente se va convertir en un problema. Esto significa que no vas a poder sacarlo a la calle a dar un paso porque va a querer comerse a todo el mundo.
  • Esta es una raza que necesita sociabilizar con otras personas, otros perros desde muy pequeño. Eso es lo que nosotros hemos hecho con los perros a nuestro cargo. Por supuesto, necesitan ejercicio, entrenamiento, tanto como salir a correr.
    Mis perros, por ejemplo, desde que pusieron “patas” en Perú, a solo unos días de salir del aeropuerto ya estaban inmersos en una rutina de training con Kike Bermúdez, su entrenador.
    El periodo de entrenamiento es como ir al colegio. Es el espacio para sociabilizar, escuchar diversos ruidos, conocer la calle. Todas estas son actividades que los convierten en perros equilibrados y sociables.
  • Respecto a la alimentación, a través del tiempo, hemos ido perfeccionando una dieta especial, a veces se la damos de comer, otras le proporcionamos comida balanceada. Quisiera hacer hincapié en que somos muy meticulosos con el peso a fin de prevenir problemas de sobrepeso porque eso puede conllevar a que se produzca una lesión. Nuestros ejemplares están dentro de la tabla medidora de peso y en caso tengan algún desgaste debido al entrenamiento les damos solo un poquito más. Comen también zanahorias como un plus, en fin siempre estamos atentos al tema.
  • En cuanto a sus características, la altura del macho es de 64 a 68 centímetros, las hembras de 60 a 64 centímetros. El peso del macho es de 45 a 50 kilos y las hembras del 40 a 45 kilos. Hay que prestar mucha atención a eso.
  • Con respecto a la edad, el perro más longevo que he tenido ha sido de 11 para 12 años. El promedio de vida del cane corso es ese. Fue un perro muy bueno, un perro que nunca tuvo problemas, nunca se enfermó. Otro perro grande nos dejó a los 8 años.Personalmente, considero que entre los 8 y 9 años, un perro de este tamaño tiene calidad de vida. De modo que con un régimen de alimentación adecuado se tiene una línea saludable y no va a tener ningún problema al llegar a la edad adulta.

El cane corso y los niños

Un perro de este tipo que no socializa podría lastimar a un niño, un adulto o a una mascota. En nuestro caso, eso no ha ocurrido, no hemos tenido esa clase de problemas porque han estado muy bien entrenados. En lo que respecta a los niños, siempre han estado bajo supervisión, y de nuestra experiencia, podemos decir que se han comportado muy cariñosos, conscientes de que eran más fuertes que los pequeños.

El cane corso y su relación con otros perros

No es que al cane no le gusten los demás perros, sino que se trata de un perro sumamente territorial. Conocer a otros perros supone todo un proceso. Al respecto, he tenido hembras que a la semana siguen sin gustarle otros perros. Cuando hemos salido a pasear o a caminar, no es que vean a un perro y se le van encima, sino que gracias al entrenamiento, aprendieron que con una presentación en un lugar neutro es más que suficiente y a seguir de largo. Si los perros han tenido una buena sociabilización –a ver macho con macho, hembra con hembra– no habrá problema. Repetimos, esta es una raza poderosa y muy territorial, así que hay que ser muy conscientes, no se nos puede ocurrir llevarlo al parque y soltarlo en el área de perros sin más ni más. Se trata de un proceso de educación, de adaptación y continua supervisión.

Criadores responsables – reproducción responsable

El Kennel Club regula todo lo concerniente a los ejemplares, de modo que sean aptos para reproducción. Este es un tema de responsabilidad, de criadores responsables. No debe haber una reproducción que tenga problemas en los codos, caderas o articulaciones. Esa es la razón por la cual uno invierte, se prepara, estudia con la finalidad de que los ejemplares que vengan al mundo nazcan sanos, dignos representantes de su raza.

Como comenté líneas arriba, nunca tuve problemas en los cinco años que vivimos en un departamento.

 

Descripción

Origen: Italia.
Utilización: Perro de utilidad, polivalente.
Clasificación FCI:
Grupo 2 Perros pinscher y schnauzer, molosoides, perros de montaña y boyeros suizos.
Sección 2.1 molosoides, tipo dogo. Sin prueba de trabajo.

Altura
Machos: 64 – 68 cm.
Hembras: 60 – 64 cm. 

Peso
Machos: 45 a 50 kg.
Hembras: 40 a 45 kg.

Expectativa de vida
De 10 a 12 años aprox.

Cane Corso Peruano, una criatura imperial

Sebastián Suárez (Criadero Charrúa Celeste)

Mi nombre es Sebastián Suárez, tengo 34 años y desde hace más de una década me dedico a la cría responsable del cane corso.

Ser criador significa meterse de lleno en el mundo de la reproducción de una raza específica, su historia, fusión y características únicas. En lo personal, trato de aprender continuamente todo lo concerniente al cane corso, es decir, revisar información en libros puntuales, mientras que en paralelo voy instruyéndome en materia de entrenamiento y cuidados, así como recogiendo las experiencias de interés.

Siempre me gustaron mucho los animales, los caballos y los perros, aunque nunca tuve uno propio. Fue entonces que leyendo y revisando la historia conocí al cane corso. Es más, cuando al fin tuve uno, nadie lo conocía.

Junto a mi amigo Sebastián Gonzales empecé a frecuentar las exposiciones, siempre lo digo con gratitud porque como era nuevo gracias a él me introduje en estos eventos. Así que en lo que concierne al cane, prácticamente empecé solo hasta que fui conociendo a criadores de otras razas.

Actualmente, cuento con dos hembras que son la sangre con la que me estoy quedando, y si bien he participado en exposiciones, durante estos años, solo he tenido dos camadas porque cuido la reproducción de mis animales.

Quiero que sepan que no lucro con mis animales, todo se reinvierte en favor de su bienestar. En el futuro, espero tener salud para ver al cane corso como un legado para mis hijos, mis nietos. Que se convierta en el sello distintivo de mi nombre y mi familia porque en lo que me queda de vida, quiero seguir disfrutando de estos animales.

La pasión por este raza surge de mi aprecio por los animales y porque el cane corso es heredero directo del moloso romano, además de ser el protagonista de la historia de expansión del Imperio Romano.

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario