¿Tiene mi mascota artritis?

Por Planeta Mascota

La artritis, una dolorosa inflamación de las articulaciones, que con los años y el sobrepeso agravan siempre más seguido esta enfermedad en nuestras mascotas.

La dificultad para mantener un peso saludable en los perros, es la causa principal que lleva a que se desarrolle la artritis en el animal.

 

Los huesos tienen que cargar con un exceso de peso, lo que deriva en artritis o daño a las articulaciones. Una de la razón es que alimentamos a nuestros perros principalmente con comida inapropiada o, cada vez más frecuentemente, elegimos comida buena, pero se la ofrecemos en exceso.

El cuerpo de los perros es pequeño en comparación con el de un humano, por lo que quemar las calorías sobrantes o ingeridas de más puede ser una tarea titánica para ellos.

La artritis del perro es más frecuente entre adultos y ancianos, pero también aparece en perros jóvenes y en gatos. Esta enfermedad es, además, una de las causas más comunes del dolor crónico que lleva a estos animales al veterinario. La artritis es una dolorosa inflamación de las articulaciones del can, que es degenerativa y se no es tomata en serio, va reduciendo la movilidad de nuestra mascota siempre más, llevándolo a tener una muy mala calidad de vida.

 

Le proponemos a continuación unas señales para reconocer la artritis en su perro.

 

Cojera

Un perro con artritis puede cojear o, por dolor, usar más unas patas que otras, ya que tratará de cargar el menor peso posible en las patas doloridas por la artritis. La cojera es más evidente cuando el perro comienza el paseo, y aún no ha calentado, y puede hacerse menos visible una vez que ha calentado el cuerpo.

Problemas en moverse

El perro puede sufrir de artritis cuando inicia a tener dificultades para hacer movimientos o para subir a sitios a los que antes llegaba con normalidad. Para subirse al coche o para saltar del sofá adonde le gusta acompañar a su dueño.

No encuentra la postura

Los dolores en las articulaciones lo llevaran a tener dificultad para encontrar una posición cómoda. Intentará cambiar de postura mil veces hasta dar con una menos dolorosa, aunque no siempre tendrá éxito. El motivo de tanto cambio es el dolor.

Afecta a la espina dorsal

La artritis puede afectar además a varias partes de la espina dorsal. En este caso, el perro puede tener el cuello dolorido y adoptará posiciones extrañas, como tumbarse con una espalda demasiado encorvada.

Irritabilidad

El dolor hace que el can vaya teniendo cambios de comportamiento también pueden alertar de que sufre dolor: un nerviosismo poco frecuente, irritabilidad o no atender a las pautas de comportamiento aprendidas y que antes seguía con gusto.

Cansancio

El dolor es agotador, y un can enfermo estará más cansado de lo normal. Para un perro, el cansancio se traduce en evitar los paseos largos, pero también en dedicar más tiempo a dormir.

Atrofia muscular

La inactividad de los músculos debido al dolor aclara por qué los perros con artritis sufren atrofia de ciertas partes del cuerpo, como las patas menos utilizadas. Cuando esto ocurre, esto ya es síntoma de que el estado de la artritis es avanzado.

Lamidos compulsivos en el cuerpo

El dolor hace que los perros afectados por la artritis se laman con insistencia las zonas doloridas del cuerpo. Este lamido compulsivo en perros puede causar calvas y hasta heridas.

 

 

Estas señales, son la alarma para que tomen en serio y de inmediato, de llevar a su mascota al veterinario para una visita más específica y determinar con seguridad de lo que está sufriendo.
No espere tiempo, sufrir y seguir con dolor no le hace bien a su mascota

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario