Jugar, el verdadero lazo de la amistad

Por Planeta Mascota

El juego es más que diversión, es un momento de crecimiento que contribuye a que los perros tengan en claro las reglas de la vida social. Un momento en que se fortalece la relación de amistad que nos une con nuestras mascotas.

 

Si bien, jugar es divertido, sabemos que es mucho más que una manera de pasar el tiempo juntos y felices. El juego es una importante actividad que contribuye a crear una relación apropiada con nuestros perros queridos.

 

Todos los animales, tanto domésticos como salvajes, desde cachorros, a través del juego aprenden a socializar, a competir con los demás, a implementar tácticas y estrategias que luego pueden ser utilizadas una vez que sean adultos. Y es jugando con los hermanos que aprende a frenar su instinto, a modular su fuerza (pensemos en un gatito o un perro: es dentro de la camada, con la presencia de la madre, donde aprende a moderar sus mordeduras o el uso de uñas, de jugar sin causar daño. Este es un factor por el cual es recomendable no adoptar un cachorro antes de los tres meses de edad, porque se perdería esta huella educativa fundamental).

Pero incluso como adultos, nuestras mascotas también aprenden, se comunican, experimentan, socializan y descubren el mundo que los rodea a través del juego. Es un comportamiento innato, y es deber de nosotros permitirles llevarlo a cabo, proporcionando espacios adecuados para moverse y objetos que puedan captar su atención. Pero lo más preciado que podemos regalarles es parte de nuestro tiempo para jugar juntos, aunque sea solo media hora al día, es la mejor manera de fortalecer la relación animal-dueño, pero sobre todo de educarlo (también todos los ejercicios que se proponen durante los cursos de adiestramiento canino se basan en el juego: el perro los aprende más fácilmente sin causar estrés ni fatiga).

 

Por supuesto, los modos de juego también tienen que adaptarse a la situación.

 

Los cachorros están esencialmente llenos de energía y, por lo tanto, los juegos dinámicos son más que buenos para ellos, donde no solo necesitas correr, saltar, sino también usar la astucia y la estrategia. Precisamente por el significado que debe tener la actividad lúdica, somos nosotros quienes debemos dictar las reglas del juego de todos modos, y si el sujeto se vuelve demasiado impetuoso o hiperactivo, es importante detenerse inmediatamente y reanudar solo después de que nuestra mascota se vaya tranquilizando.

Y ahora que ha llegado el verano, ¿por qué no aprovechar los bonitos días para ir al parque con tu perro o hacer un picnic al lago, al mar o a la montaña, aunque sea sólo el fin de semana, y jugar juntos? También nos dará la oportunidad de disfrutar nosotros de momentos muy especial con nuestra mascota.

Pero también es importante que nuestros perros socialicen con sus congéneres, desde que son cachorros, para evitar que de adultos tengamos miedo o se vuelvan agresivos hacia sus similar.

 

También los gatos juegan

Aunque los gatos siempre han sido considerados muy independientes, es cierto que ellos también tienen una gran necesidad de jugar. Tenemos en cuenta que, por su naturaleza, son animales curiosos, que necesitan moverse incluso en altura. Sin embargo, a lo largo de las décadas, al cambiar la relación hombre-animal y por tanto la forma de ver a este animal, se ha reducido un poco este instinto, pero en ocasiones su situación, esta coacción forzada, puede ser motivo de gran estrés para ellos. y por tanto de los trastornos del comportamiento. Precisamente por eso es muy importante enriquecer el entorno, para que se adapte a un gato, y poner a disposición juegos u objetos diversos.

 

 

La actividad lúdica:
  • Ayuda a consolidar y mantener viva la relación a través de iniciativas nuevas y emocionantes.
  • Es muy útil para la enseñanza y aprendizaje, por ejemplo, de las reglas que significan una «buena educación”.
  • Desarrolla el instinto innato de cooperación.
  • Mantiene activa la mente.
  • Es una actividad educativa y entretenida
  • Mejora la comunicación, la empatía y el deseo de estar juntos.
  • Crea bienestar en nosotros y nuestro perro.

 

Y si,  jugando nos convertiremos en verdaderos amigos.

 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario