El siamés, un gato con aura fantástica

Por Planeta Mascota

¿Eres curioso, hablador y muy activo? Entonces tienes mucho en común con los siameses. 

Esta es una raza sumamente inteligente, curiosa, activa y entretenida. Además, siempre sabrá cómo llamar tu atención, empujándote con su cabeza, colocándose por delante o pegándote un gran maullido. Y es que el gran desafío de vivir con un siamés – como es mi caso con Isis – es probar que realmente somos más inteligentes que ellos porque se la saben todas. 

 

Por Vanessa Fernandini

Elegidos por su belleza, los siameses originales vivieron en los templos y en el palacio real de Siam, actual Tailandia, donde eran cuidados y resguardados para mantener su raza pura, a tal punto que solo los miembros de la familia real o algunos caballeros y nobles podían tener un siamés.  Por si fuera poco, se les atribuían poderes especiales y un aura fantástica los rodeaba, como la creencia que las manchas oscuras eran consideradas las huellas dactilares de los dioses que los habían cargado para admirarlos.

Lo que hay que saber acerca de los siameses
  • Los siameses pueden ser muy demandantes, al punto de involucrarse mucho en tu vida.
  • No les gusta nada nada que los ignoren.
  • Les encanta ser el centro de atención. Definitivamente se creen personas.
  • Tienen una personalidad fuerte, usualmente son muy habladores, con un tono de voz alto. Sí que saben comunicarse.
  • Son resociables, les encanta estar con las personas y es que tienen una gran necesidad de compañía.
  • Usualmente mantienen un vínculo emocional muy fuerte con una sola persona.
  • Son sumamente afectivos, leales y amorosos.
  • Sin importar su edad, a la hora del juego están cargados de energía.

 

Dos siameses: el tradicional y el moderno

Con respecto a las características de la raza, existen dos tipos de siameses: el tradicional y el moderno.

El siamés tradicional o Thai tiene el cuerpo más compacto y redondo, la cabeza tipo manzana con mejillas llenas y redondeados, hocico más corto, orejas de inserción alta pero no grandes, ojos alargados celestes o azules, cola mediana y con la punta redondeada y gruesa.

El siamés moderno tiene la cabeza de forma triangular, el hocico fino, los ojos almendrados y oblicuos, las orejas grandes, el cuello delgado y largo, al igual que su cuerpo y cola. Su pelaje es corto, brillante, fino, suave, apretado y adherido al cuerpo.

El color es probablemente una de sus características más conocidas, normalmente crema en el cuerpo con marcas de pigmentación en la cara, orejas, cola y patas.

Su mirada es encantadora y coqueta, aunque algunas veces son bizcos. Esto se debe a que los nervios del lado izquierdo de su cerebro se conectan mayormente al ojo derecho y viceversa, lo que causa una visión doble, la cual tratan de corregir “cruzando” sus ojos. En todo caso, esta característica se está perdiendo y no se acepta más en los concursos de razas.

¿Qué qué más te podemos decir acerca del siamés? Pues que tu vida jamás será aburrida con uno de ellos a tu lado.

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario