Un acuario, tu microcosmos particular

Por Planeta Mascota

Después del éxito del lanzamiento de Planeta Mascota online, y de nuestra sección de acuariofilia, seguimos trayendo consejos, informaciones y novedades para los apasionados de ese maravilloso mundo acuático. Sí, un acuario es como un microcosmos.

Artículo publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 28

 

Lógicamente, un pececito no te va sonreír ni va a saltar del acuario a tus brazos para saludarte con un aletazo o un besito de burbujas cuando llegues del trabajo; sin embargo, son unas mascotas especiales porque las ves crecer, reproducirse, jugar y nadar como si danzaran solo para ti, todos los días a través del cristal.

Un acuario es como tener en casa una porción del océano, y eso es mucho mejor que ver un documental por la tele porque con un acuario puedes darte la oportunidad de ser creativo, elegir a los huéspedes de tu hotel particular bajo el agua, recrear su hábitat con mimo y cuidados para que respiren bien y se diviertan nadando entre plantas y piedras.

No hay peces fáciles o difíciles de cuidar, solo tienes que saber cómo hacerlo.

 

Unos consejos básicos

La creación de un acuario no deja espacio a la improvisación ni se puede tomar a la ligera. Más que un objeto decorativo se parece más a un microcosmos, donde incluso los peces que elijas no deben elegirse al azar porque cada uno cumplirá un rol en ese espacio.

Peces hay miles. Los hay de aguas frías, tropicales, de agua dulce y de mar. Por eso, es importante planificar con detenimiento para tener claro cuál será el entorno acuático que deseas construir.

¿Sabías que en un acuario, cada pez necesita al menos de 4 a 5 litros de agua?

En un acuario hay peces que adoran nadar, otros prefieren quedarse ocultos entre plantas y rocas. Detalles como esos te darán idea de los accesorios que necesitarás. Recordando que estos solo deben ocupar el 15 % del volumen del acuario.

Los tres huéspedes

En un acuario comunitario con plantas, invertebrados y peces de diferentes especies, hay tres tipos de huéspedes: los que viven en el fondo, los que viven en aguas intermedias y los que aman nadar en la superficie.

Los catfish, ancistrus, corydoras, loricarids, entre otros, por lo general, residen en el fondo y siempre se los puede ver con la boca hacia abajo.

En las aguas intermedias, recomendados por su resistencia en el acuario, están los caracids, a los que pertenecen los famosos peces neón (Paracheirodon innes), muy coloridos y acostumbrados a estar en grupo, aunque también destacan los angel fish o scalari.

En la parte superior, entre los más conocidos, destacan los peces luchadores, de la familia anabantidae, que también respira aire de la superficie del agua y durante la reproducción produce nidos de burbujas para los alevines.

Veamos, si prefieres criar solo una especie porque te cautiva su belleza, te recomendamos los peces discus que suelen moverse con elegancia dentro del acuario, se reproducen fácilmente y cuidan muy bien a sus crías.

El lugar correcto

Ubica el acuario en un lugar tranquilo de tu casa, lejos de la luz directa para evitar que los peces se sacudan repentinamente y también la proliferación de algas. Entre los implementos, necesitarás una lámpara de luz artificial
— las LED son las más recomendables— y un termostato para mantener la temperatura adecuada del agua.

 


Te podría gustar leer también a:

Un acuario en casa

 

Responsabilidad y cuidados

Como todos los animales, los peces también necesitan cuidado y atención.

  • El número de peces, la temperatura, la luz y los filtros deben verificarse diariamente.
  • Los valores físico-químicos del agua y eliminar las hojas muertas con una red es una tarea semanal.
  • Es recomendable cambiar al menos el 30 % del agua cada 15 días, y según las condiciones, limpiar el fondo, las ventanas y las lámparas.
  • Recuerda que el cambio de agua no debe coincidir con la limpieza parcial del filtro porque tus peces podrían morir.

 

Un acuario es un microcosmos, ya lo dijimos. Un acuario es el reflejo del tiempo, amor y cuidado que les dedicas a tus peces. Observar tu acuario es zambullirte con la imaginación en tu universo particular, en un mundo fascinante junto a tus resbaladizos engreídos de colores.

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario