Mi primer conejo

Por planetamascota
Un conejito en casa es una experiencia mágica, capaz de abrirte las puertas a un mundo de curiosidad silenciosa, comunicación sutil, conocimiento empático, simpatía y ternura.
Por Romy Carminati
Operadora experta en etología de las relaciones con animales
+39 340 6631891
info@addestrareconigli.it
www.addestrareconigli.it

 

Si nunca antes has tenido un conejo tal vez puedas sentirse algo desorientado porque aunque tengas muchas ganas de darle una amorosa bienvenida, lo cierto es que no se trata de un perro.

¿Quieres saber por dónde empezar? Aquí te lo decimos…

Paso 1. Antes de su llegada a casa

Antes de recibir a tu conejo: ¡Prepárate! Infórmate, pregunta y aclara tus dudas en torno a nutrición, salud y bienestar, comportamiento, cómo comunicarte con él y que se sienta libre en casa. Ten en cuenta que el conejo es un animal de presa, es decir, los halcones van a rondar tu jardín, tu patio o tu terraza y podrían llevárselo, así que no lo dejes solo o sin supervisión. Este animalito necesita tanto refugios y madrigueras como libertad para saltar, curiosear y explorar.

Organiza tu casa «a prueba de conejos» Oculta los cables y alambres eléctricos, identifica las habitaciones a las que no tendrá acceso y protege los muebles porque los va a roer. También decide cuál será la habitación dónde el conejo se mueva libre a sus anchas porque estas mascotas no pueden ni deben vivir en jaulas.

Objetos básicos:

  • Una caseta de perro que actúa como guarida (las de paja o mimbre tejido también son muy buenas).
  • Un alimentador a la parrilla para heno.
  • Un bebedero o un tazón para agua.
  • Una caja de arena como la de los gatos indispensable. Sí, los conejos aprenden a usar el arenero como los gatos.

Paso 2. Solo una sensación de libertad

Los primeros días de la llegada del conejo, deja que se mueva por una o dos habitaciones para que pueda establecerlos como puntos de referencia de su nuevo hogar.

Los conejos son muy territoriales y posesivos. Al principio, puede tender a quedarse cerca de su alojamiento. Luego, comenzará a mirar a su alrededor y a dar sus primeros pasos por la habitación, frotándose la barbilla con los objetos. Así es como marca todo como «suyo».

Luego, dará su vuelta por todas las habitaciones para elegir los nichos que más le gusten y que lo hagan sentir seguro.

Durante las primeras semanas, es aconsejable controlar al animal para conocerlo y comprender cómo se comporta, cuáles son sus hábitos, qué prefiere hacer en casa y dónde prefiere quedarse. Con el tiempo, puede dejar al animal completamente libre para moverse a cualquier parte de forma independiente.

Si la escuela, el trabajo o las tareas domésticas, no nos permiten dejar al conejo completamente libre en la casa, puedes dejarlo temporalmente en el baño. Por lo general, la habitación más segura y neutral de la casa.

Paso 3. El conejo y yo

Una vez que el conejo se instale, puedes comenzar a interactuar con él. Recuerda que el conejo es una presa, espera a que él se acerque o acércate lentamente, agáchate y evita perseguirlo. Lo debes de levantar en una posición vertical, háblale con un tono de voz bajo y tranquilo.

El juego de Bush

  • Siéntate en el suelo con las piernas estiradas o cruzadas.
  • Coloca en tus manos y alrededor trozos de vegetales y verduras como tallos de apio o achicoria, trozos de hinojo o zanahoria y hojas de achicoria.
  • Espera a que el conejito se acerque y resiste la tentación de abrazarlo y atraparlo para besarlo.
Lo mejor es establecer una relación basada en la curiosidad, la empatía y la confianza. Cuando esto suceda, podrás tocar más a tu mascota para que crezca equilibrada y sociable.

 

Articulos Relacionados

1 comentarios

¿Y cuánto sabes sobre los conejos? | PlanetaMascota 9 de octubre de 2020 - 15:00

[…] Te podría interesar también: "Mi primer conejo" […]

Reply

Déjanos un comentario