¿Qué es la terapia neural?

Por Planeta Mascota
La Terapia Neural y sus beneficios en los perros
M.V. Fernando Maita Romani 
CMVP 6164
Veterinaria del Norte

 

Artículo publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 43

 

La terapia neural puede considerarse una terapia complementaria porque no está catalogada dentro de los tratamientos de medicina convencional; en veterinaria su uso no es muy conocido por los dueños de mascotas, por lo que en Perú no es muy popular. Las mascotas remitidas a las terapias complementarias son por lo general de edad avanzada y ya han probado varios tratamientos sin tener resultados. También puede llegar a ser útil en casos terminales; cuando ya no hay mucho por hacer, los propietarios acuden a otro tipo de alternativas curativas.

La terapia neural es un tratamiento efectivo para cierto tipo de padecimientos.

Para poder entender de qué se trata, imaginemos el cuerpo de un animal como si se tratara de una red de conexiones nerviosas que hace posible que una molestia en un lugar específico pueda generar otra a distancia. Por ejemplo, después de una cirugía abdominal, a veces se observan problemas de rodilla o cadera. 

Desde el punto de vista de la medicina convencional esto no tendría sentido; sin embargo, la terapia neural comprende el cuerpo como un todo. Busca el equilibrio, brindándole al organismo las herramientas que necesita para sanar.

Por lo tanto, cualquier irritación sobre esa red nerviosa (cicatrices, infecciones, intervenciones quirúrgicas, estrés emocional, etc.) generará síntomas diversos en cualquier parte. 

Los dolores articulares y musculares, displasia de cadera y/o problemas neurológicos son las consultas más frecuentes para la terapia neural. Y también sirve para problemas respiratorios, de la piel, infecciones que no mejoran fácilmente, ansiedad y depresión, entre otros. 

Una práctica médica para cada enfermedad

La terapia neural es una práctica médica que consiste en inyectar un anestésico local en diferentes partes del cuerpo, según el tipo de enfermedad.

En teoría, es el mismo método que se utiliza en las personas. No obstante, en la práctica, hay mascotas que la toleran mejor y permanecen tranquilas, mientras que otras se muestran más inquietas. Y es que dependiendo del lugar donde vaya a aplicarse el anestésico, el tipo de paciente (animales muy nerviosos o agresivos), la cantidad de puntos o la profundidad, se podría considerar la sedación como una alternativa válida para poner en marcha el procedimiento. 

Una terapia prácticamente sin estrés

Las terapias se pueden hacer en casa cada 8, 15 o 20 días según la evolución del paciente.

Las ventajas de la terapia neural es que cada sesión es corta y, por lo tanto, no genera un estrés significativo para el perro, los costos no son muy altos y se puede utilizar en animales de todas las edades. Ya que solo se conseguirá el efecto deseado si se aplica el anestésico local en los puntos de irritación o bien en los puntos que tengan una relación directa con la enfermedad.

Finalmente, esta puede ser una nueva alternativa para devolverle a la mascota su salud. Sin embargo, recuerde que la terapia neural solo debe ser realizada por un médico veterinario experto en el tema.

 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario