Los felinos y sus parásitos

Por Planeta Mascota
Los gatos sufren de la molesta visita de parásitos y debemos estar atentos para controlar el problema. La recomendación es obvia, como en todo lo relacionado a la salud: ¡Lprevención! 
Artículo publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 39 

Por Javiera Paz 

RENAGAP 

 

Los parásitos externos 

Son los que habitan en el pelaje y la piel del gato. 

Las pulgas 

Los parásitos más frecuentes en los gatos son las pulgas, pequeños insectos que se alimentan de la sangre del gato mediante molestas picaduras. Es fácil detectarlas porque el gato se la pasa rascándose con frecuencia y se le nota incómodo. Ademáslas pulgas transmiten enfermedades, ya que una pulga que picó a un gato enfermo salta con facilidad a nuestro gato y al picarlo puede contagiarlo.  

Lamentablemente, con la misma facilidad que saltan de un animal a otro, las pulgas saltan sobre los humanos. La solución es simple y muy efectiva: las pipetas antipulgas 

Las pipetas se aplican sobre la piel del gato y tienen un efecto que dura varios meses. Solo hay que tener mucho cuidado de elegir la correcta porque las hay para gatitos pequeños y gatos adultos. En caso de gatas preñadas lea las indicaciones del envase o consulte al veterinario.  

Los ácaros 

Los ácaros son minúsculos bichitos que habitan en el interior del oído. También provocan que el gato se rasque enérgicamente las orejas y si observamos adentro probablemente veamos mucho cerumen de color marrón en el interior. Consulte al veterinario y siga al pie de la letra sus instrucciones. 

Hongos y bacterias 

Los hongos y bacterias también pueden habitar en la piel y pelaje del gato. Puede tratarse de peladuras de distintos tamaños, formas y colores, ronchitas, heridas por rascarse compulsivamente. Para estos casos, lo mejor es consultar al veterinario que mediante análisis de laboratorio sabrá que está atacando a nuestro gato y dará la medicación adecuada para combatir específicamente el problema.  

NUNCA USEN LA PIPETA DE PERRO EN GATOS porque tienen componentes y dosis diferentes que las hacen muy tóxicas para los felinos.  

Los parásitos internos  

Los parásitos internos son los que se alojan en los intestinos y hay una gran cantidad de ellos. Los síntomas más evidentes son los gatos que comiendo bien se ven flacos o cuyo pelo se empieza a poner feo, aunque no siempre es así. Por ello, lo más recomendable son las desparasitaciones periódicas, así como mantener a nuestro gato indoor, es decir, dentro de la casa, donde no tenga posibilidad de ingerir alimentos contaminados ni contagiarse de otros gatos.  

Algunos parásitos internos pueden transmitirse al hombre. Por lo tanto, la desparasitación no solo es un acto de amor por el gato, sino también una forma de proteger responsablemente a nuestra familia.   

Si crees que darle la pastilla a un gato es difícil, ni te preocupes porque los cats lovers sabemos cómo camuflarla en el paté preferido del gato o introducirla en golosinas diseñadas especialmente para este propósito, incluso una marca creó una pipeta que se absorbe por la piel y  se coloca como si fuera un antipulgas.  

Tenga en cuenta que para eliminar este tipo de parásitos debe seguir el tratamiento completo indicado por el veterinario. No lo deje a medias porque aparentemente su gato mejoró. ¡Gran error!, los parásitos, hongos y bacterias hacen resistencia a los medicamentos y luego de un tratamiento inconcluso reaparecen con más fuerza. 

¡Si ama a su gato, la prevención es la mejor arma contra los parásitos! 

Toxoplasmosis  

Mitos y verdad  

Esta palabra provoca terror en la población, incluso hoy, todavía existen obstetras y pediatras desactualizados que recomiendan deshacerse del gato de la casa. Lo que ciertamente demuestra total ignorancia respecto al tema.   

El Toxoplasma Gondii es un parásito que habita en muchos gatos y otros mamíferos, como los humanos, sin presentar síntomas.  La creencia popular es que la toxoplasmosis se contagia al hombre por estar en contacto con un gato, pero estudios serios determinan claramente que el mayor contagio se debe al consumo de verduras mal lavadas y carne mal cocida, como lo lee, en ese orden.  

Es cierto que para una mujer embarazada el contagio de toxoplasma puede ser muy dañino para el feto, causándole la muerte intrauterina durante el primer trimestre y malformaciones o hidrocefalia más tarde. No obstante, para que el gato provoque el contagio, lo primero es que el minino tenga el parásito y solo el 30% lo tiene. Por lo tanto, la única forma de contagio es por las heces. Y para que un gato contagie a una persona, esta tendría que comer caca de gato o comerse un gato crudo, lo que es muy poco probable, ¡¿verdad?!… 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario