La etiqueta canina Una mascota educada en todo lugar

Por Planeta Mascota
Artículo publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 59

 

Con cada vez menos casas y más edificios, las mascotas deben adaptarse al mundo de los humanos y sus reglas de convivencia. Ya no solo basta con que sepan las reglas de casa, sino que con la ayuda de sus humanos responsables deben conocer las reglas para vivir en sociedad, una que por cierto es cada vez más amigable porque podemos disfrutar de más lugares adonde ir con ellas. Así que aquí les dejamos unas sugerencias para que todos disfrutemos de una convivencia pacífica y de respeto mutuo junto a las mascotas. 

 

En el edificio o el condominio  

  • Algo fundamental es evitar esos ladridos constantes que pueden incomodar a los vecinosTal vez sacarla a pasear varias veces al día puede ayudar a liberar su energía, sentirse relajada y no molestar con sus ladridos a horas incómodas. Y es que un perro estable que ha construido una relación sana con su familia comprende que estar solo en casa es un momento de descanso en espera del regreso de sus humanos, con quienes sabe que tendrá la oportunidad de recibir afecto, su alimento y cariño. 
  • Si tu perro orina o defeca en las áreas comunes o en el área de juego de los niños, límpialas de inmediato con agua, detergente y desinfectante. La limpieza es fundamental para no tener problemas con los vecinos. 
  • Si necesitas la ayuda de un entrenador profesional para corregir alguna conducta o de un paseador entrenado porque sabes que no dispones de tiempo para pasearla, contrata sus servicios. Tu perro, tus vecinos y tú mismo estarán contentos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la ciudad 

  • Si tienes la fortuna de tener a tu mascota desde cachorro, acostúmbrala gradualmente a los ruidos y situaciones propias de la ciudad, tales como bocinazos, alarmas, motores de autos, los skaters, scooters y bicicletas que suelen pasar a toda velocidad a su lado para que no se ponga nerviosa en sus paseos. Y si adoptaste a tu mascota más grande, haz lo mismo con mucha paciencia. 
  • Acostúmbrala a estar en contacto con otros cachorros y perros más grandes para que no les ladre sin control ni tengas que estar haciéndola callar o estar jalando de su correa en todo momento.  
  • Si paseas con tu mascota, hazlo con una correa segura para evitar cualquier situación de riesgo como morder a un niño a otro perro o corretear a un gatoLa seguridad de tu mascota y la de los demás es tu responsabilidad. 
  • Respeta y cumple las ordenanzas municipales del distrito donde vives. 
  • Y por supuesto, lleva siempre bolsas para recoger de inmediato las heces de tu mascota.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De paseo en el parque 

Siempre que salgamos de paseo, vamos a tener dos opciones: ingresar al área destinada a las mascotas, si la tuviera, o pasear por el parque libremente. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el área de mascotas 

  • Sea macho o hembra, te recomendamos ingresar con el perro sentarte a un lado por unos minutos para calmarlo y observar el comportamiento general de los perros que llegaron antes. 
  • En un vistazo podrás saber quiénes son los que muerden, los nerviosos que ladran por todo y los más calmados y juguetones. 
  • Las correas extensibles no se recomiendan porque podrían obstaculizar a las personas, enredarse con otros perros, incluso los de mal carácter. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el parque 

  • Tú conoces a tu mascota mejor que nadie, si es una mascota nerviosa, mantenla a tu lado con la correa corta para evitar que ladre o incluso muerda a un niño. 
  • Si dejas suelto a tu perro, supervísalo en todo momento. Los muy juguetones a veces se exceden con su energía corriendo sin control, mientras que los más grandes pueden hacer caer a alguien.  
  • Las correas extensibles tampoco son recomendables porque pueden causar accidentes. Pueden hacer caer a alguien al enredarse en las piernas, puede enredarse con la de otros perros o hacer tropezar a quien por distracción no las ve.   
  • Repetimos, mira siempre dónde está tu engreído y no permitas que se aleje mucho porque podrían robarlo. Lamentablemente, eso también ocurre.  

En ambos casos, por respeto a todos los demás, recoge siempre de inmediato las heces de tu mascota. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el transporte público 

Es importante tener en cuenta las disposiciones municipales, generalmente publicadas bajo el título «Regulaciones de protección animal». 

  • En todo caso, lleva siempre a tu mascota con una correa. Y por si los encargados lo solicitan deberás contar con un collar y un bozal. 
  • Los perros guías o lazarillos de las personas invidentes son perros de trabajo debidamente entrenados. Están bajo su responsabilidad. 
  • Ten siempre a mano bolsas para recoger las heces y un paño para limpiar la baba del perro de los asientos o pasamanos del vehículo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En una tienda pet friendly 

Hoy en día son cada vez más las tiendas amigables con nuestros peludos compañeros. Minimarkets, hoteles, centros comerciales y restaurantes, poco a poco, les van dando la bienvenida. Aquí unas reglas básicas de buen comportamiento: 

  • El perro debe ejecutar a la indicación de su humano, los comandos de pie, sentado, echado, quédate allí para no molestar a los demás. 
  • En los corredores de los supermercados debe permanecer a una distancia apropiada de los anaqueles, en especial los del último nivel, porque con la cola o una pata curiosa puede echar al suelo algunos productos. 
  • Es responsabilidad del humano evitar que marque con su orina las puertas de entrada o cualquier otro lugar en el establecimiento comercial. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el restaurante  

  • Hay que considerar el tamaño de la mascota.  
  • Puede acompañarnos sentado o acurrucado al lado o debajo de la mesa. Y en caso sea muy grande son ideales las mesas ubicadas en las esquinas o la terraza para no incomodar a otras personas o incluso ocasionar un accidente a los mozos.  
  • Recuerda calmar su sed ofreciéndole agua antes de ingresar al local porque podría volcar su tazón mojar a otros comensales o incomodar al personal que está trabajando.

La ciudad es una extensión de tu casa. Cuídala, mantenla limpia para que tú y tu mascota sean siempre bienvenidos. 

 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario