Arena limpia, gato sano Peritonitis Infecciosa Felina

Por Planeta Mascota
 Artículo publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 59
Por M.V. Luis Felipe Figari G. CMVP 5303 Veterinaria Villarán 

La Peritonitis Infecciosa Felina (PIF) es una enfermedad mortal. Y como veremos, además de la raza o la edad de tu minino, la falta de limpieza del arenero de tu mascota se convierte en una las principales fuentes de contagio. Entérate y cuida la salud de tu engreído  

La Peritonitis Infecciosa Felina es una enfermedad producida por un coronavirus entérico felino (CoVF). Es una enfermedad de diagnóstico creciente, progresiva, que también puede ser de carácter agudo o crónico y se caracteriza por un severo daño inflamatorio de las membranas serosas y una lesión granulomatosa generalizada que ocurre en pulmones, hígado, tejido linfático y cerebro.  

La infección con Coronavirus Felino (CoVF) produce dos formas clínicas de enfermedad; una leve enteritis y la peritonitis infecciosa felina, enfermedad multisistémica y fatal que genera sintomatología grave.  

 

 

 

 

 

 

Los coronavirus felinos son muy comunes, especialmente en lugares de altas densidades, como gateras o criaderos, donde llegan a ser endémicos. Se encuentran en todo el mundo y se transmiten primariamente por heces y 

raramente por saliva. La prevalencia en mascotas solitarias es más baja.  

Existen factores importantes al momento del desarrollo del PIF, como la raza y la edad. Algunas razas puras como la bengala tienen mayor susceptibilidad a desarrollarlo. La edad también es un factor a considerar, ya que cerca del 70% de los gatos afectados por PIF son menores a 1 año de vida.  

 

Ante todo ¡Limpieza!! 

Las heces son la principal fuente de contagio y el virus puede sobrevivir hasta dos semanas en las cajas de arena. Luego del contagio oro-fecal, los animales comienzan a diseminar el virus por las heces a 

partir de una semana y pueden permanecer crónicamente infectados, eliminando el virus continua o intermitentemente por largos períodos. De estos, se estima que solo un 5% a 10% desarrollan el PIF.   

 

 

 

 

 

 

 

 

El diagnóstico de PIF debiese ser relativamente más alto en albergues o gaterías; sin embargo, continúa siendo una de los diagnósticos más difíciles para muchos médicos veterinarios debido a la invasividad que implica tomar muestras para biopsia de gatos enfermos.  

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario