10 razones para adoptar un “abuelito” de 4 patas

Por Planeta Mascota
La llegada de un perro mayor a casa puede ser el comienzo de experiencias muy enriquecedoras, tantas como la adopción de un cachorro. Y lo mejor, la relación con un perro en la vejez suele ser más sencilla que con un cachorro o un perro más joven.
Artículo publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 40

La vejez no es una enfermedad, se trata de una etapa más en la vida de todos.

  1. El perro anciano se educa con facilidad. Este es un perro que sabe pasear con correa, no mastica los muebles, respeta las plantas y hará sus necesidades donde le indiques.
  2. El perro anciano sabe cómo comportarse. Este es un perro que sabe qué hacer para pertenecer y ganarse el cariño de su nueva manada, su familia de adopción.
  3. El perro anciano comprende lo que significa «no». Este es un perro que entiende las órdenes mucho mejor que un cachorro o un perro joven.
  4. El perro anciano aprende con rapidez. Este es un perro que se adaptará a tus hábitos, horarios y carácter con mayor rapidez que uno al que haya que enseñarle todo.
  5. El perro anciano no sufre la dura etapa de la dentición. Este es un perro que no mordisqueará ni dañará los muebles o las cosas porque ya superó la etapa de la aparición de los dientes.
  6. El carácter de un perro anciano es definitivo. Los canes pueden cambiar su carácter conforme van creciendo. Este es un perro que no te dará sorpresas porque conocerás su carácter desde el principio.
  7. El perro «abuelo» es el mejor compañero. Más que un perro, se convertirá en tu compañero desde el primer día. Los perros adoptados suelen ser más agradecidos porque conocen el abandono.
  8. Proporcionan más tiempo libre. Este es un perro que se adaptará a tus tiempos y a tu rutina. A diferencia de un cachorro que se levanta con hambre o quiere jugar a cualquier hora. Por lo tanto, podrás dormir mejor.
  9. Necesitan hacer poco ejercicio. Este es un perro que no necesita dar largos paseos. Por lo general, se quedará más que satisfecho con el tiempo que puedas ofrecerle.
  10. Todos merecemos una segunda oportunidad

Este es un perro que estaría destinado a pasar sus días en un alberque abarrotado de animales. ¡Adóptalo! Y regálale la oportunidad de un nuevo comienzo, de maravillosos momentos para compartir llenos de cariño y lealtad en familia.

Adoptar un perro anciano será una experiencia inolvidable. Él te dará más de lo que recibe. Y ten por seguro que su necesidad de cariño y gratitud es tan grande como su capacidad de dar amor.

 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario