Los protocolos de actuación de los hospitales veterinarios frente a la pandemia del COVID-19

Por Planeta Mascota

Por: Pedro Ramos Herrera

Redactor de TECH Universidad Tecnológica

 

Estos últimos meses, debido a la rápida propagación del COVID-19, se han producido cambios sustanciales en los desplazamientos y el contacto entre personas. Esta situación ha afectado directamente a las clínicas veterinarias, que se han visto obligadas a modificar la manera de atender a sus pacientes en los servicios de urgencias. Entre ellas, destacan los hospitales veterinarios de Maine, Estados Unidos, que han llevado a cabo un protocolo que ha sido ampliamente recomendado por diferentes especialistas.

Las urgencias veterinarias representan una especialidad fundamental en la actualidad. En los últimos años, ha aumentado la demanda de este tipo de servicio, por lo que cada vez son más los profesionales que le prestan una mayor atención a nivel académico. En ese sentido, y más aún en el contexto actual, la Maestría de Urgencias en Pequeños Animales representa una herramienta imprescindible para aquellos que deseen especializarse en este servicio, con el objetivo de ofrecer la mejor atención a las mascotas que lo requieran.

 

Nuevos protocolos frente al COVID-19

Por norma general, la inmensa mayoría de centros veterinarios permanece abierta únicamente para el servicio de urgencias. Con esta medida, han quedado canceladas todas las citas no esenciales hasta nuevo aviso, entre las que se encuentran los exámenes anuales, las vacunas y ciertas cirugías como las esterilizaciones.

En la actualidad, la directriz principal consiste en minimizar el contacto humano al mínimo. Por este motivo, muchos centros veterinarios han seguido el protocolo de “ir a la acera”. Con este método, se impide el acceso de los dueños al interior del hospital, siendo los veterinarios los encargados de recoger a las mascotas desde el interior de los vehículos en el aparcamiento. Asimismo, la comunicación se realiza por vía telefónica, informando en todo momento del estado de los pacientes.

Sin embargo, es importante que conozcas que, antes de acudir al centro veterinario, es recomendable realizar una llamada telefónica, ya que los profesionales deberán evaluar el estado de la mascota previamente por medio de una descripción e incluso imágenes. De esta forma, los veterinarios pueden informar a los dueños sobre los diferentes protocolos que deberán seguir al acudir al centro.

De igual forma, en muchos hospitales veterinarios, como es el caso de los diferentes centros de Maine, permiten que los dueños se acerquen para recoger los medicamentos o instrucciones que deberán seguir. Para ello, se sigue el mismo protocolo descrito anteriormente, en el que los profesionales se aproximen al vehículo en el estacionamiento, respetando las distancias mínimas y las medidas de seguridad.

 

La escasez de medios

Además de los protocolos descritos anteriormente, las clínicas más reconocidas han comenzado a tomar medidas para racionar el uso de ciertos suministros. Esto incluye tanto a los que se pudieron agotar al comienzo de la crisis sanitaria mundial, como a aquellos que se prevé que puedan no estar disponibles en un futuro cercano.

Entre estos medios se encuentran guantes, mascarillas y alcohol, elementos imprescindibles para la atención de urgencias. Por ello, los veterinarios han comenzado a posponer ciertas cirugías y procedimientos médicos menores que no sean de inmediata necesidad.

En este momento, se están priorizando aquellas intervenciones de emergencia, como pueden ser las cirugías de cáncer.

Asimismo, los hospitales veterinarios de Maine cuentan con un plan de actuación que les permita seguir ofreciendo el servicio de urgencias a pesar de que el centro se vea obligado a cerrar completamente debido a cualquier causa, incluyendo la exposición del propio personal al virus. «Haremos todo lo posible para asegurarnos de que la disponibilidad de atención médica veterinaria no cambie», afirma Ai Takeuchi, veterinario del Hospital de Lucerna en Dedham.

En las próximas semanas y meses la situación podría comenzar a cambiar en varias zonas, por lo que se prevé un cambio en este tipo de protocolos, con el objetivo de adaptarse a las nuevas fases de la pandemia y poder seguir brindando un servicio con la máxima calidad y seguridad.

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario