El médico veterinario: expectativas vs. realidad

Por Planeta Mascota

M.V. Randolph R. Baca Jara  CMVP 8155  Laboratorios Biomont 

Artículo publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 34 

Antes de comenzar, quisiera aclarar que la finalidad de este artículo es meramente dar a conocer un poquito más sobre algunas expectativas incorrectas que se tienen sobre los profesionales de esta maravillosa carrera, la medicina veterinaria.  

 

Lo cierto es que existen muchas maneras de abordar este tema y su versatilidad radica en los diferentes puntos de vista que existen sobre nosotros, los médicos veterinarios.  

 En esta ocasión, compartiré algunas situaciones por las que he pasado a lo largo de mi carrera profesional, situaciones en las cuales se creó una expectativa poco relacionada a la realidad.  

 

Consultas rápidas 

Uno de los casos más recurrentes dentro de las consultas que realiza un médico veterinario, en su mayoría de los especialistas en animales de compañía, es cuando un cliente trae a su mascota a consulta por problemas como falta de apetito, falta de ánimo o tal vez solo porque lo notan extraño.  

 

En la mayoría de casos, los dueños tienen la expectativa de que con un examen clínico y una inyección, listo, tenemos un paciente recuperado. Lo más cerca a la realidad es que seguramente realicemos varias preguntas al dueño, examinemos a la mascota, presentemos un posible diagnóstico, alternativas de tratamiento y solicitemos unos exámenes de laboratorio como apoyo al diagnóstico.  

 

Es verdad que algunos diagnósticos son menos complicados de realizar que otros, pero esto no significa que no haya necesidad de realizar alguna prueba confirmatoria.  

 

Médico veterinario y/o rescatista  

Muchas veces suele confundirse nuestras funciones con las de un rescatista animal, que si bien es verdad, algunos veterinarios desempeñan esta loable labor, la mayoría solo realizan un apoyo médico en la medida de sus posibilidades; sin embargo muchas personas tienen la expectativa de que estamos en la obligación de recoger a todas las mascotas abandonadas, brindarles un hogar y alimento, cuando en realidad nuestro principal compromiso es proteger la vida y salud animal, mediante técnicas y procedimientos adecuados.  

 

Médico veterinario y/o adiestrador 

Otra ocupación con la que se nos suele equiparar es la de un adiestrador o “domador” de animales de compañía. Así por ejemplo con un perro demasiado agresivo. Algunos dueños tienen la expectativa de que dominaremos completamente al animal usando métodos similares al tan popular Encantador de Perros, cuando en realidad a pesar de contar con la preparación, necesitamos la colaboración de los dueños y de personal de apoyo para lograr disminuir el riesgo de una agresión por parte del animal.  

 

Todista o especialista  

Desde el punto de vista del dueño o cliente, este tiene la expectativa de que debemos tener todos los conocimientos para tratar a cualquier especie animal y cualquier tipo de enfermedad. La realidad es que existen muchas especialidades dentro de la medicina veterinaria para diferentes especies y enfermedades, similar al campo de la medicina humana, en donde encontramos cardiólogos, gastroenterólogos, neumólogos pediatras, etc.  

Lo cierto es que es bueno saber de todo un poco, pero es mucho mejor cuando adicionalmente contamos con una especialidad.  

 

Tratamientos “sencillos” = Tratamientos baratos 

Muchos clientes, después de observar un diagnóstico o un tratamiento “sencillo”, desde su perspectiva, tienen la expectativa de que el costo será económico, cuando en realidad un profesional de la salud no cobra por el poco tiempo que le toma llegar a un diagnóstico correcto o por la practicidad con la que realiza dicho tratamiento, sino que sus honorarios corresponden al tiempo que invirtió para adquirir esa capacidad 

 

El auténtico médico veterinario tiene pasión por su carrera y un profundo sentido del deber de las buenas prácticas de la medicina veterinaria.  

Hoy por hoy que vivimos un gran cambio entre los dueños de mascotas, como profesionales tenemos la expectativa de poder lograr crear una cultura de bienestar animal en muchas más personas y pronto vivir dentro de una realidad en donde el médico veterinario no solo sea un profesional que brinda un servicio de salud, sino también un amigo que ayuda a alcanzar una mejor calidad de vida para nuestros engreídos.  

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario