El Virus de la inmunodeficiencia felina (FIV)

Por Planeta Mascota

Por M.V. Miguel Alcántara Cueto CMVP 5665 SF Centro Laboratorio 

El virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) es un retrovirus que se trasmite mayormente por mordeduras. Los gatos más propensos son los gatos no castrados y de vida semilibre, es decir, los que tienen una casa, pero salen y entran a su antojo.  

Cuando el virus ingresa al organismo causa fiebres leves, neutropenia (disminución de neutrófilos), linfoadenopatía (inflamación de los ganglios) y luego entra en un estado de latencia subclínica que puede durar meses o años; luego de este periodo se desarrolla un estado de inmunodeficiencia semejante al del sida en humanos, de allí su nombre, pero sin ninguna relación directa con esta enfermedad. 

 

Hay afecciones, como la del virus de la leucemia felina (FeLV), que potencian la presentación de la enfermedad. Las manifestaciones clínicas se dan por efecto directo del virus o por infecciones secundarias por la baja de defensas. Algunas son la gingivitis, afecciones respiratorias, piodermas y enteritis, entre otras. 

 

¿Cuál es el mejor tratamiento? 

No existen tratamientos específicos. En todo caso se realizan con antivirales e inmunoterapia, solo que pero ninguno es especifico ni definitivo. Y en el proceso hay que tratar las enfermedades secundarias que se presenten. 

 

 ¿Qué gatos deben someterse al test FIV? 

 

Gatos en riesgo 
  • Pasan tiempo fuera de casa. 
  • Antes de las vacunas.  
  • Con mordeduras o signos de pelea. 

 

Gatos enfermos  
  • Con fiebre. 
  • Letargo. 
  • Gingivitis. 
  • Abscesos. 
  • Enteritis. 
  • Problemas respiratorios, urinarios. 
  • Otros. 

 

Gatos nuevos en casa   Todos los gatos y gatitos recién llegados a casa deben someterse a las pruebas independientemente de su edad. Se recomienda realizar las pruebas de anticuerpos pasadas las 14 semanas. 

 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario