La situación de las veterinarias en la crisis del coronavirus.

Por Planeta Mascota

 En España, por ejemplo, el 75% de los veterinarios explican que tienen menos clientes de lo habitual, provocando un descenso de los ingresos. Más de la mitad de los veterinarios están extremadamente preocupados por el impacto potencial del brote 

La compañía CM Research (https://www.researchcm.com/ ) ha analizado el impacto de la crisis sanitaria del coronavirus para los profesionales veterinarios y sus centros. 

El estudio se ha realizado entre veterinarios de animales de compañía entre el 13 y el 17 de marzo de EEUU (177), Australia (80), Reino Unido (208), Alemania (133), Francia (125), Italia (140) y España (193). 

 

El informe recoge que, como era de esperar, los países que se han visto más afectados por el COVID-19 y han impuesto medidas restrictivas a la población han visto “una gran cantidad de cancelaciones de citas”. 

Además, “los clientes no solo están abasteciéndose de comida para ellos mismos sino también adquieren medicamentos y alimentos para sus mascotas.  

Las respuestas de los veterinarios resaltan un aumento de políticas adicionales en torno a la higiene personal y desinfección en la práctica veterinaria. 

Respecto al problema de pagos, los veterinarios en Reino Unido y Estados Unidos afirman que su personal ha preguntado más sobre sus salarios en caso de que la clínica cierre, y en Europa es significativamente menor. 

Las medidas de distanciamiento social adoptadas en España e Italia han resultado en un mayor uso de herramientas online para brindar asesoramiento veterinario a la clientela. “Estos países también están evaluando previamente a los clientes para asegurarse de que tengan una necesidad real de ir a la práctica ya que el número de clientes diarios ha sido limitado y, en algunos casos, solo se ven emergencias. Como dato positivo, destacan quemuy pocos centros veterinarios se han cerrado y muy raramente el personal se niega a tratar a ciertos pacientes. 

En la mayoría de los países ha habido un marcado descenso en el número de clientes que visitan al veterinario. Algunos centros también están limitando el número de clientes que ven, particularmente en España e Italia. “Esto ha tenido un efecto negativo en los ingresos”, indican. 

Casi una cuarta parte de los centros veterinarios han visto una reducción del número de personal disponible, esto mayormente en Italia. 

Respecto a las preguntas de la clientela relacionadas con el COVID-19, tienden a estar relacionados con la transmisión de la enfermedad entre mascotas y humanos. 

Si los gobiernos nacionales obligaran a las prácticas veterinarias a cerrar por un corto período de tiempo, la mayoría de ellas podrían continuar operando, pero un pequeño 5% se cerraría potencialmente”, advierten. Algunas requerirían ayuda económica adicional y alrededor de un tercio podría absorber las repercusiones. 

El documento también resalta que, en España, al igual que en Italia y EEUU, se considera que el desempeño del Gobierno es más satisfactorio que en el resto de países. 

Datos de España

Los veterinarios españoles destacan como uno de los países que más están asesorando a sus clientes sobre el brote y que más medidas están tomando de precaución, como usar ropa protectora y distanciarse de los demás. 

A la pregunta sobre que han detectado durante el brote del coronavirus en sus clientes, España se sitúa como el país donde más consejos y preguntas han respondido sus veterinarios, y, tras Italia, España es el país donde más cancelaciones de citas se han producido(62%). 

También es destacable que España lidera el abastecimiento de medicamentos (40%) y alimentos para las mascotas (51%)por parte de los clientes, según recoge la encuesta. 

Los veterinarios en Italia y España parecen estar adoptando más medidas severas para minimizar el brote. Asimismo, señalan que los veterinarios en España sienten más presión por parte de los dueños de mascotas para que brinden asesoramiento, tanto online como en persona. 

Referente al número de clientes que visitan los centros veterinarios, el 75% de los centros tienen menos clientes que lo habitual, en un 16% no ha cambiado, y un 8% es mayor que lo habitual. Asimismo, los veterinarios españoles están ofreciendo también menos citas a los clientes(59%), si bien, un 25% no ha cambiado y un 16% ha aumentado las citas a los clientes. 

En este sentido, el 72% de los veterinarios han visto afectados sus ingresos, tan solo un 20% no ha notado cambios en su economía y un 8% ha visto como han incrementado sus ingresos. 

En este sentido, un 40% de los veterinarios confiesan que se verían forzados a tomar medidas de reducción de costes si tienen que cerrar durante dos semanas. 

En comparación con la preocupación personal, más de la mitad de los veterinarios españoles están extremadamente preocupados por el impacto potencial del brote en sus negocios. 

 

#vamosasalirdeesta 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario