Carácter de tu perro

Por Planeta Mascota

En el momento de comprar un perro nos enfrentamos a una gran duda: ¿qué carácter tendrá mi futura mascota? ¿Será compatible conmigo y con el resto de mi familia? La raza a la que pertenezca el can sirve de guía y puede proporcionarte algunas pistas acerca de cómo se comportará el cachorro una vez sea adulto, pero también existe otro método muy utilizado. Se trata del test de Campbell, un sencillo examen que te preparará ante las reacciones del perro.

Los perros se desarrollan en manadas. Para ellos, la sociedad canina a la que pertenecen les imprime modelos de conducta y formas de actuar determinadas. Al llevarnos un cachorro a casa, los roles cambian puesto que el ambiente genuino se abandona. La capacidad de adaptación es una característica que se aplica a todas las razas en general. Ya sea en mayor o en menor medida, la domesticación del can y la aceptación por parte del mismo de las nuevas normas serán tareas que se completarán con el tiempo.

Jerarquía: demuéstrale quién es el jefe 

No hay nada mejor para el desarrollo feliz de un perro que éste sepa desde el primer instante quién lleva la voz cantante dentro de la ‘manada’ en la que ha sido adoptado. Recuerda que tu autoridad como amo puede encontrar obstáculos en la personalidad y en el carácter del perro, por eso es vital que sigas unas pautas establecidas y que no cometas errores. Cualquier paso en falso confundirá a tu animal de compañía y le invitará a amotinarse. 

 

Se debe encontrar un punto de equilibrio entre el castigo y el premio. 

Conviene actuar como dictadores, pero tampoco se puede ser absolutamente condescendiente con todos los caprichos del cánido. Debemos ser justos para evitar rebeliones. Los perros dóciles y sumisos exigen pocos esfuerzos, pero un perro con genes dominantes debe aprender a respetarte dentro de unos límites que tú te encargaras de marcar. Puede suceder que, por ignorancia, pasividad o apatía, nuestra mascota concluya que el poder no existe. Por lógica asociación, será el perro el que asuma el papel de líder dentro de la casa y no podemos dejar que esta situación tenga lugar.  

Consejos para una convivencia armónica 

El recibimiento del cachorro es motivo de alegría, pero también de atención extra. El interés y el cariño por nuestro perro no pueden fluctuar de la noche a la mañana, puesto que esto provoca confusiones. Si fingimos una pelea con un perro joven, éste debe codificar a la perfección que se trata de un simple juego. El secreto está en no dejar que se coloque encima de nosotros porque esto indica que nos quiere demostrar que nos domina. Se lo impediremos siempre y, si insiste, le colocaremos con firmeza en el suelo reteniéndolo sin dudar. 

En el mercado existe una gran cantidad de juguetes especialmente diseñados para los perros de diferentes edades. Solamente tendrá acceso a aquellos objetos que hemos determinado que sean de su propiedad. Es muy importante que le quitemos cualquier cosa que no sea suya. Uno de los aspectos que podemos poner en práctica para que nuestro perro no se tome excesivas confianzas es establecer una especie de intercambio: una orden, un premio. Esto hay que tenerlo muy en cuenta con las caricias. Puede que tengas unas ganas increíbles, nada más llegar a casa, de acariciar a tu perro, pero, si quieres educarle bien, primero mándale una orden sencilla (sentarse, por ejemplo), y después ya podrás demostrarle tu cariño. 

La justicia será la máxima que impere en tu trato con el perro. 

Castigarle sin motivo, pero tampoco puedes dejar de premiarle si ha hecho algo bien. Un problema típico es el que surge cuando tú conoces todas las premisas que aquí te indicamos y el resto de tu familia no. Los perros son muy astutos y saben cuándo alguien comete un error. 

Si tienes niños en casa y hacen alguna de las suyas sin ser reprimidos, aunque sea mínimamente, tu can lo tomará como una ofensa. También es importante que si tú te has presentado como el líder y tu cónyuge te echa una reprimenda, el perro lo entienda como una oportunidad para aumentar su rango. 

 

El Test de Campbell 

Si tienes la oportunidad de realizar este test antes de llevarte el perro a casa, sabrás si tu mascota se adecuará a las necesidades que demandas, ya sean seguridad en la vivienda, defensa ante extraños o simplemente cariño y compañía. El archiconocido Test de Campbell permite desvelar la incógnita del carácter en perros mestizos y también puede orientar, en caso de que el perro sea de raza pura, en cuanto a los rasgos de personalidad más sobresalientes de cada cachorro de la camada. 

Las condiciones previas para que los resultados tengan la mayor fiabilidad posible son varias. En primer lugar, la persona que analice al cachorro debe ser un extraño para él. En segundo lugar, es conveniente que las pruebas se realicen en un terreno aislado al margen de posibles influencias externas como objetos, ruidos u otros transeúntes. 

Por último, el test debe realizarse de modo espontáneo y manteniendo en todo momento una postura imparcial, sin represalias y sin recompensas.  

 haz el test de Campbell clicando aquí

 

Expomascotas.com.mx 

publicado en PLANETA MASCOTA en el núm. 6 

 

 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario