Gato Persa

Por Planeta Mascota

Mi reino por un felino

publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 17

El gato persa es muy conocido por su pelaje largo, sedoso y abundante, es suma es el rey de las exposiciones. Los gatos persas son tranquilos, tiernos y afectuosos y te conquistan con su expresión dulce.   

Cuenta la historia que… 

El gato persa arribó a Europa en el año 1600, cuando un explorador de nombre Pietro della Valle llevó un ejemplar a Italia. Un siglo después, Nicolás de Pereisc llevó desde Turquía nueve ejemplares a Francia, con los años se empezaron a llevar gatos de Italia a Francia e Inglaterra, donde se iniciaron cruces con los gatos persas de descendencia turca, lo que dio inicio al nacimiento del gato persa moderno.  

En Estados Unidos se introdujeron los primeros ejemplares hacia finales del siglo XIX, los criadores se dedicaron a mejorar el pelaje y a buscar un tipo brevilíneo dando lugar a la aparición del Persa Peke face (cara de pekinés)  causando mucha controversia y dando origen a dos poblaciones de Persas el tipo inglés y el americano.  El segundo tiene mayores problemas en los canales lacrimales con ojos llorosos y prognatismo marcado en la mandíbula inferior por lo que muchos criadores consideran el clásico persa como mejor opción en pureza, calidad de pelaje y sobre todo ausencia de anomalías. 

Conociendo al minino persa 

El gato persa no es muy independiente, sino más bien familiar y falderose pasa la mayor parte del día durmiendo, le gusta jugar con otros gatos y perros,  si es que crecieron juntos, y por si fuera poco, adora a los niños. 

La raza se caracteriza por su cuerpo rechoncho, mediano a grande, con un cuello corto y fuerte, de cabeza ancha y redonda con una nariz muy pequeña y un stop marcado. Tiene las orejas pequeñas, sus ojos son muy expresivos, grandes redondos y con colores puros.  

A diferencia de los demás gatos de pelo semilargo y el angora, el gato persa cuenta con un subpelo largo, denso y muy fino que requiere de un cuidado constante, con cepilladas diarias para evitar motas y bolas de pelo.  
Cabe señalar que no todos los gatos necesitan de un peinado diario, sino que mucho depende de la época de muda 

Cuidando a su majestad 

Los ojos del gato persa necesitan de cuidado diario porque tienen tendencia  a lagrimear, de modo que hay que mantener la zona limpia. 

En cuanto al pelo, las zonas claves para el cepillado son las de la barriga, axilas, cola y pecho es donde más a menudo se pueden encontrar enredos y nudos. 

Recuerda al gato persa le gusta hacer ostentación de su belleza. 

La mamá persa 

En cuanto a la reproducción, la gata tiene una pubertad tardía, las camadas por lo general son de tres a cuatro gatitos, un poco menor que el promedio de los demás felinos. Esta raza está más predispuesta a tener problemas en el parto, dada la cabeza redonda y voluminosa de los recién nacidos, por lo tanto es muy importante vigilar los partos. Y luego, solo queda cuidar y disfrutar de estos bellísimos gatitos. 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario