Thai

Por Planeta Mascota

el gato esbelto de la mirada azul

publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 30

El gato thai, al que se le suele confundir con el siamés, es una de las razas más populares en Sudamérica. Los thai son originarios de Tailandia, donde es común verlos deambular libremente por las calles. La raza fue llevada por viajeros a Europa en el siglo XIX, y se exhibió por primera vez en 1871, en la ciudad de Londres.

El thai no es siamés

Si bien comparte la misma distribución de colores que el siamés, su silueta es muy estilizada, su cara es un perfecto triángulo con grandes orejas y ojos azules oblicuos. Su cuello, cola y patas son largos y finos.

A pesar de ser una raza conocida no fue sino hasta 1950 que se la reconoció como tal, y diferenciada del siamés que es producto del trabajo de selección de los criadores.

El thai es un gato de pelo corto pegado al cuerpo, de pelaje brillante y sedoso, sin subpelo, con el manto color blanco marfil y la cola, patas, orejas y máscara de color oscuro. Posee ojos almendrados, abiertos y siempre de color azul. Su cuerpo es de contextura mediana y fuerte, con la cabeza redondeada.

Los thai tienen una coloración particular que los hace conocidos como gatos punteados o point, producto de un gen que portan sensible a la temperatura, de modo que en las zonas frías del cuerpo se tornan de color oscuro para mantener el calor.

El point  de ojos azules, características y cuidados

Todos los gatitos thai nacen completamente blancos y alrededor del día 20 empiezan a mostrar color en las extremidades. También se puede reconocer un gato viejo de uno joven porque el manto se va oscureciendo con los años. Este mismo gen (el gen cs) que actúa en el pelaje está ligado al color de sus ojos. A saber, un gato point siempre tendrá ojos azules.

  • Se consideran defectos descalificables el estrabismo (ojos cruzados), alteraciones del cartílago del esternón y nudos en la cola.
  • Es una raza saludable, pero es recomendable prevenir problemas respiratorios. Necesitan ejercitarse todos los días; un estilo de vida sedentario los afecta produciendo sobre peso, en este caso la recomendación es jugar todos los días con el thai.
  • Por su pelaje corto basta un cepillado semanal para botar los pelos muertos y un baño mensual para que su pelaje esté suave y brilloso.

Los  thai son muy sociables, afectuosos y algo posesivos con sus dueños.  Les encanta recibir atención y caricias, y pueden convivir con otros gatos, se comunican principalmente usando su voz.

Curiosos, activos y astutos, donde hay más de un thai, las travesuras están aseguradas…

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario