Siberiano

Por Planeta Mascota

El gran zar gatuno

publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 46

El gato siberiano -sí estimado mascotero, así como los perros siberianos también existe una raza de gato con este nombre-; retomando, el siberiano es una de las tres razas de gatos gigante que existen. Esta raza, originaria de Rusia, probablemente tiene miles de años de antigüedad, lo que explica su apariencia fuerte y poderosa, adaptada para vivir en los climas fríos de los bosques siberianos. En otras épocas fueron los gatos de los monasterios y actuaban como guardianes, donde eran cuidados por los monjes y tratados amorosamente como mascotas. Los primeros siberianos llegaron a Estados Unidos en 1990, siendo Elizabeth Terrel la criadora que dio inicio a la crianza de estos bellísimos ejemplares.

Un gato adorable de robustas características

El siberiano es fuerte, grande, musculoso y a su vez extremadamente ágil.

Un adulto puede llegar a pesar 8 kg aprox. Tiene una silueta redondeada, cara, ojos, orejas, hocico, cuello y patas deben ser de contorno redondeados. Esto hace que tenga un aspecto siempre adorable, con una expresión muy dulce en la mirada que se condice con el carácter que posee.

La espalda es larga con un declive hacia la cola que cuando está en movimiento no se aprecia. Su pelaje es largo y tupido, adaptado para climas extremadamente fríos y con nieve. Cabe señalar que tiene 3 capas de pelo y todas del mismo largo, como ya sabemos la capa interior más pegada a la piel es fina y lanosa que cumple la función de abrigar al gato en cambio la capa exterior es un pelo más grueso que tiene por función proteger del agua y la nieve. El pelo de la cola y pechera es abundante y largo, especialmente desarrollado en los machos, esto hace que sea muy fácil distinguir a simple vista hembras y machos.

El gato hipoalergénico

Si bien el pelo es una característica importante en los siberianos, lo que los hace singulares es que son conocidos como gatos hipoalergénicos. Esto quiere decir que las personas normalmente alérgicas a los gatos no presentan malestares con ellos debido a que no producen el alergénico.

Popularmente se cree que la alergia es causada por la caspa o el pelo del gato, hoy se sabe que la responsable es la FEL d 1, una proteína producida por la piel, la saliva, las glándulas sebáceas y otros órganos. Proteína que los siberianos carecen. En otros gatos, las concentraciones de FEL d 1 sobre la piel están bajo control hormonal, por tanto, la castración influye notablemente disminuyendo después de un mes, aunque sin llegar a desaparecer

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario