Oriental

Por Planeta Mascota

Desde el lejano Oriente

publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 33

En esta elegante raza de gatos lo que domina en su aspecto, su cuerpo delgado, liviano y muy estilizado.

El gato oriental data de mediados del siglo XX en Inglaterra. El objetivo fue abrir una amplia gama de colores y patrones al siamés. Precisamente, el siamés es un gato pointed, es decir, su cuerpo es blanco-crema con las orejas, máscara, cola y patas de color, y como todo gato pointed, siempre tiene ojos azules.

En el caso del gato oriental para obtener variedad de colores, los criadores cruzaron siameses con otras razas de pelo corto como el azul ruso, pero al hacerlo se perdió la silueta estilizada del siamés. Y fue así como tardaron varias decenas de años para preservar la estructura corporal del siamés, solo que con mantos de distintos colores y patrones.

Esta raza es de tamaño mediano. Su cuerpo es tubular, posee un cuello largo y delgado al igual que sus piernas. Su cola es muy larga y fina. Su cara de frente es un perfecto triángulo, con grandes orejas bajas de base ancha que siguen el contorno triangular de su rostro. Tiene ojos almendrados y oblicuos de color verde intenso. El pelaje tradicional es corto pegado al cuerpo, no tiene subpelo, es sedoso al tacto y muy brillante. Recientemente, las asociaciones felinas han reconocido a los orientales de pelo largo.

Los gatos orientales son gatos muy sociables, comunicativos y vocalizadores. Llaman la atención de las personas de su familia hablando constantemente. Son inteligentes, activos y curiosos. Son afectuosos llegando al punto de ser especialmente posesivos.

No requieren cuidados especiales, son gatos saludables. Los gatos bizcos o con nudo en la cola deben ser esterilizados ya que estos son defectos no deseables en la raza.

El gato oriental es ideal para familias numerosas donde siempre habrá alguien que le brinde atención o donde haya más gatos para jugar.

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario