Munchkin

Por Planeta Mascota

El más tierno y encantador patas cortas

Estar cortos de piernas no significa que falte de inteligencia o personalidad. Por su parte, la raza Munchkin siguen siendo lo que son, gatos, seguros de sí mismos y extrovertidos.

publicado en la revista PLANETA MASCOTA en el núm. 43

 

El munchkin es una mutación genética cuya principal característica son sus patas muy cortas. En 1983, en Louisiana, Estados Unidos, una profesora de nombre Sandra, adoptó un par de gatas de la calle que estaban preñadas. Al nacer, la mitad de los gatitos tenía patitas cortas.

Inicialmente, los llamó babylegs y se quedó con un gatito al que llamó Blackberry. Este gato tuvo crías y para su sorpresa nuevamente se repitió el mismo fenómeno, la mitad de la camada nació normal y el resto con patas cortas. La profesora regaló entre sus amigos estos gatitos patas cortas y uno de ellos, Kay LaFrance comenzó a criarlos con el hijo de Blackberry, llamado Toulouse. Desde entonces, todos los Munchkin descienden de estos dos gatos.

Presentación en sociedad

En 1991, los gatos fueron presentados en un show televisado de The International Cat Association (TICA) y así fue como se dieron a conocer por todo el mundo. Lógicamente, llamaron la atención de criadores profesionales, quienes mandaron a hacer estudios con un famoso genetista que determinó que era una raza viable y sin problemas de salud. Y este fue el impulso que faltaba para criar sin problemas, y además, lograr que el munchkin sea reconocido como raza en asociaciones de gatos como TICA y WCF.

 

Personalidad

Amables y orientados a las personas, los Munchkins son compañeros devotos y se llevan bien con otros gatos, perros y personas. Les encanta luchar y jugar con sus amigos felinos de piernas largas, felizmente sin saber que hay algo diferente en ellos.

Los aficionados afirman que Munchkins puede hacer cualquier cosa que un gato común, excepto saltar a la encimera de la cocina. Sin embargo, algunos consideran que esto es una característica en lugar de una desventaja. A pesar de las patas cortas, los Munchkins corren rápido, brincando como hurones y tomando curvas a toda velocidad. Para obtener una mejor vista, a menudo se sientan en cuclillas como perros de la pradera. Pueden trepar postes y cortinas tan bien como cualquier gato. Sin embargo, no pueden saltar tan alto porque las patas traseras más cortas no brindan tanta fuerza.

Los munchkins también son conocidos como urracas, a menudo toman prestados objetos pequeños y brillantes y los esconden para jugar más tarde. Cazadores competentes, a los Munchkins les encanta un buen juego de ratón con hierba gatera, pero cuando termina el tiempo de juego, quieren un regazo cálido para acurrucarse y caricias de una mano amorosa, como cualquier gato.

Los cuidados de una raza singular

Si bien las razas de perros patas cortas como los salchichas presentan problemas en la columna, los munchkin no los tienen debido a su estructura ósea, aunque lo que sí hay que cuidar es su peso para que no tengan dificultades para subirse a los muebles porque suelen trepar en vez de saltar; por lo demás son completamente normales.

Como resultado de una mutación genética, los munchkin admiten todos los colores de pelo, ojos y patrones. Se consideran defectos los pies o manos que no estén alineados hacia el frente y se descalifica a los que tengan patas con los dedos hacia afuera.

Es una raza que gusta mucho porque incluso de adultos parecen gatitos. Si bien se ven muy tiernos, al moverse pierden uno de sus principales atributos, la elegancia que ha caracterizado por siempre a los gatos.

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario