Tu perro y su seguridad.

Por Planeta Mascota
Lo que debes y no debes hacer

http://www.mascotanet.com  

 

  1. Asígnale a tu perro un lugar dentro o fuera de la casa, sólo fíjate que en él se pueda resguardar del sol, la lluvia y el frío. Si va a vivir dentro de la casa escoge un espacio especial para colocar su cama. Tu perro debe tener su propio espacio. 
  2. Mantén siempre limpio el lugar donde vive tu perro. Además de seco y ventilado no debe guardar la humedad, el calor ni malos olores.  
  3. Nunca uses desinfectantes comunes como cloro, limpiadores para pisos, vidrios, etcétera. Usa detergente, pero enjuaga todo bien para no dejar residuos porque son causa de alteraciones en la piel de los animales que pueden llegar a ser graves. Tampoco utilices insecticidas, a menos que tu perro no esté en contacto con estos productos. En todo caso, después de la aplicación ventila perfectamente el área por lo menos cuatro o cinco horas antes de que tu mascota esté en el lugar. Los insecticidas causan intoxicaciones severas y hasta la muerte.  
  4. Jamás dejes venenos o productos para exterminar ratas, cucarachas o arañas al alcance de tu mascota porque pueden matarlo en pocas horas. En tal caso llévalo de inmediato al veterinario. 
  5. Los accesorios ideales para alimentar y darle agua a tu mascota deben estar hechos de aluminio porque este material no se oxida y es fácil de limpiar. Además, tu perro no podrá mordisquearlos. Los accesorios de plástico también son buenos, siempre y cuando tu perro no los destruya. Escoge el tamaño en proporción al animal y considera también el número de animales: cada uno debe tener su propio plato para evitar pleitos o que alguno se quede sin comer. 

La experiencia aconseja 

  • El perro debe tener su bol con agua siempre en el mismo sitio y siempre con agua fresca. Así sabrá dónde está y podrá ir directamente a beber cuando quiera. 
  • Compra una cama que pueda establecer como «su casa» porque de todas maneras elegirá otro sitio, nos guste o no. 
  • Si no quieres que tu perro se suba a los sillones o a las camas, no dejes que lo haga nunca. Enseñarle es fácil, pero quitarle la costumbre es casi imposible. 

 

 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario