Los maine coon y el autismo Expertos en aceptación

Por Planeta Mascota
Por Bárbara Herran Salcedo LuhhoCoons
Publicado en la edición 57

Los padres de niños autistas tienen serias dificultades para comprender lo que pasa por la mente de sus pequeños, para entender lo que necesitan, en suma, para conectar con ellos.  

Entonces, ¿Qué pensarían si les dijera que hay animales que pueden conectar con ellos y darles mucho de lo que necesitan?  

¡Descúbranlo aquí! 

Soy Bárbara y soy autista, y Nandelle, mi hija de 15 años también lo es.   

A pesar de compartir nuestra neurología y no tener problemas para conectarnos entre nosotras, mi pequeña como cualquier otra niña anhelaba tener amigos, alguien además de su mamá, para que se convirtieran en sus compañeros de juegos, solo que al resto de los niños no les gustaba la forma en la que ella jugaba y tarde o temprano ella se aislaba o la aislaban.  

El mundo tiene reglas que no nos contemplan a todos 

Las cosas cambiaron enormemente cuando unos preciosos gatos de raza maine coon llegaron a nuestras vidas. Ellos no juzgaban su forma de jugar, no tenían reparos en acompañarla durante largas horas mientras leía 

y tampoco rechazaban sus caricias atípicas e intensas. Y es así como su imaginación se llenó de aventuras con los gatitos como compañeros de estas, a la vez que su búsqueda de afecto dejó de ser «tan intensa y se moderaron sus expectativas sobre lo que esperaba de los demás. De igual forma, las crisis y los llantos también se redujeron exponencialmente.  

Los gatos cubrieron su intensa necesidad de afecto y aceptación, lo que otras personas con sus profundos prejuicios sociales, no podían darle.  

Luhho Coons: ¡Es gratitud!  

Los maine coon con su enorme tolerancia a los abrazos intensos, con su facilidad para vincularse con las personas que hacen que te busquen a todas horas, con su paciencia y aceptación por los juegos brusquitos y su evidente preocupación cuando nos descompensamos, que hace que nos proporcionen afecto y consuelo, hacen nuestras vidas más plenas, conectadas y llenas de afecto.    

Tenemos una deuda con nuestros gatos, y de ella nace Luhho Coons, nuestro criadero familiar. Estamos comprometidos con la conservación de esta maravillosa raza y nos hemos propuesto la misión de llevar a más familias el amor, el afecto y la aceptación incondicional que ellos son capaces de brindar; sobre todo a quienes, como nosotras, sufren por la falta de comprensión hacia sus diferencias y dificultades. 

 

 

Articulos Relacionados

Déjanos un comentario