El origen del flyball canino se remonta a la década de los setenta, cuando el señor Herbert Wagner creó un sistema para que su perro pudiera divertirse atrapando pelotas a pesar de estar solo en casa. Sí, Wagner ideó una caja que el mismo perro podía accionar para lanzarse a sí mismo las pelotas. Un invento que hoy se ha convertido en el tercer deporte más popular, y que se practica en el Reino Unido, España y Canadá, entre muchos otros. 

El flyball canino solo requiere de una compenetración absoluta entre el dueño y su mascota.  El perro debe divertirse al cien por ciento. 

¿Qué es el flyball canino? 

La carrera consiste en saltar una serie de 4 obstáculos antes de accionar la máquina de flyball. Luego, la mascota deberá recoger la pelota y regresar sorteando nuevamente los obstáculos para entregársela a su dupla. En esta competición se premia a quienes terminen primero, sea en equipo o en forma individual. En cuanto a las reglas, la altura de los obstáculos varía entre los 20 o 40 cm de altura, dependiendo del tamaño de los perros.  Los equipos de perros deben estar perfectamente sincronizados. El resultado depende de la suma de las cuatro carreras hacia la máquina de pelotas.  

Esto significa que el espíritu de equipo es fundamental. No solo en las competiciones, sino también durante los entrenamientos porque el equipo debe funcionar como el engranaje de un reloj suizo: a la perfección Por si fuera poco, en este deporte hay una amplia variedad de categorías. Se califica la velocidad de ejecución, si va a competir con otros equipos del mismo nivel. Razón por la cual en los torneos de flyball se pueden encontrar perros de todas las edades, razas y tamaños. Recuerda, el perro solo debe practicardeportescon el afán de jugar y sentirse en complicidad con su humano favorito porque los perros solo saben divertirse. 

VER GALERÍA