Hace muchos años, casi a comienzos de la década del cincuenta, un estadounidense tuvo la afortunada idea de usar granos de arcilla seca para deshacerse de las necesidades de su gato. Nadie imaginaría como este sencillo invento generaría millones de millones de ganancias alrededor del mundo, ni que hoy los paquetes de arena se venderían en tiendas y supermercados.

Cuando hablamos de gatos, y en particular de gatos de apartamento, la caja de arena resulta indispensable para su higiene. En el mercado, hay una gran cantidad de modelos, algunas diseñadas como objetos de decoración, otras equipadas para eliminar los olores desagradables e incluso capaces de autolimpiarse. Sea como fuera, los gatos saben perfectamente cómo usar su arenero, es nuestra responsabilidad ayudarlos a que hagan sus necesidades en un lugar siempre limpio por su bienestar y nuestra seguridad.

A continuación, encontrarán información muy útil con respecto a los areneros, la arena y otros accesorios indispensables para el aseo del gato.

La caja de arena de autolimpieza
La solución ideal para todos aquellos que tienen un gato en casa, muy popular en los Estados Unidos, fue recibida con gran entusiasmo. La caja de arena de autolimpieza es un dispositivo capaz de lavar, desinfectar y secar la arena automáticamente donde el gato ensució.

Caja de baño
Un verdadero rincón dedicado a la higiene y el bienestar de los gatos. Los baños están equipados con una puerta basculante, un pequeño cajón para recoger las necesidades y un filtro de carbón activo contra los malos olores. Las cajas del inodoro se venden en kits completos con esterillas y esterillas para el inodoro.

Adiós malos olores
Para aquellos que detestan salir todos los días a arrojar la arena sucia del gato están los modernos “contenedores de control de olores” equipados con cartuchos con película de plástico de siete capas y capaces de contener más del 99% de los malos olores durante semanas y semanas.
Los que no tenemos al alcance esto, contamos con los aerosoles de desodorización diseñados para eliminar los olores más rebeldes.

Los accesorios correctos
No se puede hablar de higiene si el “inodoro” del gato no va acompañado de los accesorios adecuados, tales como las esteras para “fregaderos”.
Estas se colocan al pie del cajón.
Las esteras del inodoro limpian las patas de nuestros amigos peludos al tiempo que evitan que parte de la basura se esparza por el suelo. Para recoger la suciedad están las paletas anchas de forma anatómica que podrá encontrar en todas las tiendas de mascotas

Buenos hábitos
Por increíble que parezca, el gato aprende solo a usar su arenero. Se trata de un comportamiento natural. Claro, si no le colocamos uno y ni lo mantenemos limpio, o si no le proporcionamos un lugar para hacer sus necesidades lo hará en cualquier lugar, incluso en las macetas, es decir donde pueda enterrar.

La arena de las maravillas

Absorbentes o aglomeradas

¿Sabías que la arena de buena calidad es aquella capaz de absorber una cantidad de líquido igual a su peso?

La arcilla ha sido utilizada en barnices, asfalto, cosmética, fertilizantes, incluso en la restauración de la Torre de Pisa, y también en alimentos para animales, entre otro sinnúmero de productos, desde hace décadas.

La arena que usamos en el arenero del gato es en realidad un compuesto de arcillas especiales, capaz de contener líquidos y más. En este sentido, los sustratos que se encuentran más comúnmente en el mercado son los absorbentes que drenan las deyecciones, y los aglomerados que forman una bola. Entre las arcillas absorbentes destaca la sepiolita que absorbe los líquidos como si fuera una esponja. Otras sustancias que no forman bolas son la atapulgita, compuestos minerales como el calcio, las aleaciones de silicato y la piedra caliza.

Algunas compañías también han puesto en el mercado la arena de silicio. Además del considerable poder de deshumidificación, este mineral es capaz de retener olores desagradables y por lo tanto libera a los propietarios de la necesidad de limpiar todos los días la caja de arena del gato. Como dato curioso, en Dinamarca la arena para gato está hecha de algas fósiles llamadas diatomita, una roca que se remonta a hace 50 millones de años, formada por la sedimentación de algas diatomeas. Ahora que lo sabe, consulte en las tiendas especializadas para elegir el tipo de arena que mejor se adapte a las necesidades de su gato y las suyas.